"Islandia". Paris Joel

martes, 11 de enero de 2011

Una Historia de Papa Noel


Una de las personitas más inteligentes que conozco es mi hijo Diego, y si no, juzgad vosotros mismos esta historia de Papa Noel.
Como prólogo decir que aceptamos en casa al yanqui ese porque tiene el detalle de ir de rojo lo cual es de agradecer y además es muy práctico que los chicos puedan disfrutar de sus regalos por más tiempo.
Dicho esto, sabed que la Nochebuena la pasamos en casa de mi suegra y que a eso de la 1 de la madrugada suele pasar San Nicolás(que también le llaman así) a dejar ya algún regalito a Dieguito, su hermana Paula y sus primos Dani y Manu.
Paula y Manu como ya van mayores(10 añitos que tienen los condenados), se huelen todo a distancia y este año querían vacilarnos un poquito con eso del Santi Claus, pero mi cuñada que disfruta con estas cosas como una enana ya tenía la contraofensiva preparada, iba a llamar a la puerta y dejarles sólo de regalo una gran bolsa de globos, y así lo hizo con la consabida cara de desilusión de los mayores(Paula y Manu), que regresaron a su habitación con más ganas de llorar que otra cosa porque sus regalos anhelados no aparecían. Pero fíjaros la sabiduría natural de mi Dieguito que llegó a la mesa donde estábamos los mayores con su carita radiante de alegría porque Papa Noel le trajo una gran bolsa de hermosos globos. Él estaba feliz con ese regalo y, sin más, se puso a jugar con ellos lleno de felicidad.
Todos los presentes llegamos a la conclusión de que Diego era el más listo porque la vida siempre hay que tomarla como un gran regalo y esa gran lección partió de forma natural de su ser.
Bendito sea!
Ah! Ni que decir tiene que después Santa Claus se portó como era de esperar y trajo los regalitos prometidos con la consiguiente alegría general(que tampoco queríamos que los peques le hicieran una carta como la que aparece por youtube de la mano de Goma Espuma).

0 comentarios: