"Era tan fácil". Paris Joel

domingo, 30 de diciembre de 2018

Vacaciones de Invierno





















Vacaciones de invierno. -

Hambre de abrazos y roces,
sed de voces amigas,
el aquilón que llega
y un océano libre.


En esta tenaza de frío
todo es apático y dulce,
una cárcel de lirio
y una rima de azufre.


Dónde está lo que fuimos,
la infancia que nos une,
la ilusión del seis de enero
y los besos que aturden. 



Paris Joel

domingo, 23 de diciembre de 2018

En Esta Navidad





















En esta Navidad. -

Recuperaré el viejo árbol del cajón más recóndito,
aunque no crea, moldearé del Belén un nuevo relato,
uno sin perseguidores ni emigraciones forzosas,
serán las sonrisas de los niños nuestro Lego más preciado
y la estrella del Portal tu mirada enamorada.


Como todos los años sacaré brillo a los adornos,
al pez escarlata que me vio nacer
y a las piezas de nuestro amor
que tu fabricaste con tus manos. 


En esta nochebuena solo quiero acostar nuestros ecos,
acurrucarme en tu abrazo
y soñar con los que se fueron,
aquellos que siguen dándonos tanto. 


Miro las luces,
tus ojos que titilan
y sí, no me preguntes,
amo la Navidad,
porque después de la noche
Habrá sol en las pupilas.



Paris Joel

domingo, 16 de diciembre de 2018

Blowin in the wind





















Blowin in the wind. -

En otro domingo huero y frío
con sus cabellos alborotados y lilas,
vuelvo con mi paso violeta
y el rostro anaranjado, tibio.


Huele a hojas mojadas,
a madera para quemar,
a carbón de chimenea
y a brisa azul lavanda.


Qué será de nosotros en este invierno,
en el último tramo de la vida y el deseo.
Ni siquiera en este momento
como diría Dylan,
la respuesta está en el viento.



Paris Joel

domingo, 9 de diciembre de 2018

Travestido





















Travestido. -

El vértigo es el miedo travestido,
sudoración involuntaria,
recurrente.
El dolor del corazón atenazado
por la mano homicida,
el fantasma que te la tiene jurada,
el que siempre vuelve.
La desgana permanente,
el: me da igual.
La cama, el lecho de muerte.


Dame tus besos como flechas,
tu sexo como lanza,
el abrazo del que llega,
por fin, para siempre.


En los días baldíos
clamo por la palabra amigo,
la carta paleozoica,
y el ladrido cánido de la infancia,
el que salva vidas
a lametazos y bufidos.


Mi poema también es un bálsamo disfrazado,
travestido.



Paris Joel

domingo, 2 de diciembre de 2018

Mis pequeñas cosas





















Mis pequeñas cosas. -

Tacto de nube cuando rozo tu pecho,
lágrima sobre lágrima cuando camino,
nuestro eco de risa y carne,
cuna de amor mecida por tu mano. 


Tambores acelerados en el mar blanco,
la torre de Pisa que reposa, de momento,
un tobogán de pliegues para mis dedos,
helados pedregullos que golpean los cristales.


El cabello de los árboles por el suelo,
la verde pradera que entra y sale de la ducha,
las flores que se abrigan en mis sueños,
futuros colores que vencerán al tedio.


Así son mis pequeñas cosas,
la vida simple, una tras otra,
un Sol que se acuesta y duerme,
una Luna que vigila nuestra aurora. 



Paris Joel

domingo, 25 de noviembre de 2018

Mi enfermedad



















Mi Enfermedad. -

Dejé lágrimas en azoteas
para que la cigüeña beba desamor
en su vuelo migrante de estación.


Boté el último poema en un barco de papel
para que no llegue a la ribera,
para que no cause estragos,
para que no deje pena.


Pero no puedo dejar de hacerte canción,
esa es mi enfermedad,
esa, de vida,
es mi razón.



Paris Joel

domingo, 18 de noviembre de 2018

Esa edad





















Esa Edad. -

Hay una edad en donde la guerra es permanente.
Dos bandos cohabitan en tu ser frágil y cansado:
Uno, quiere rendirse a toda costa,
sin condición, sin honor,
y el otro se esfuerza por luchar,
por abrazar quimeras,
echar la red a la ilusión.


Cada día es una batalla
que se olvida con el beso
o el abrazo amigo,
pero vuelve con la soledad
y ese virus llamado silencio.


Cuando se llega a esa edad
la vida pende de un hilo,
mientras tanto amanece en oro
y los días  sangran,
heridos.


Vuelta a empezar
en este largo camino.



Paris Joel

domingo, 11 de noviembre de 2018

Oración III





















Oración III. -

Ven a mi, horizonte,
transitaré por tu vena
roja de vino,
espesa de sangre.


Fluiré por el último camino
hacia donde el mar cae y rompe
desde esta atalaya quieta e inmóvil,
refugio de grillos
y luz de arreboles.


Cosquilleo de hormigas voraces,
Concédeme un segundo antes del aliento ritual
principio de aconteceres y destinos.


Amén.


Paris Joel

lunes, 5 de noviembre de 2018

Atlante





















Atlante. -

Con los pies fríos y el corazón ardiendo
soy atlante a tiempo completo.


Llevo el gris en el pulmón
y los ojos bien abiertos,
renegando del pez y su memoria,
porque es azul mi pensamiento.


Me ahogo en la lejanía castellana,
en el páramo yerto,
que de tanto quedarme sin aliento
sueño con tus pechos de leche
y con el vino del sexo.


Nunca me marcho del todo
porque siempre estoy volviendo.
Por eso sé, amor,
que, aunque cambie mi acento,
y las nieves comiencen a aparecer
sobre mi cejo, a fin de cuentas
sólo tengo la convicción del mar...
Tan solo un atlante
a tiempo completo.



Paris Joel

domingo, 28 de octubre de 2018

Poemas malos





















Poemas malos. -

El día es tan frío
que solo escribo poemas malos,
terribles, sencillos.


Miro a todos lados buscando inspiración
y todas las aves se posan en ti.
El reloj se torna en odiosa máquina absurda
y mi desorden parece no tener fin.


Donde está ese incendio de campanas,
el temblor de la caída del Sol,
que deja chispas en el cielo azul oscuro,
agujeros de plata adamantinos.


Por más que miro,
el día es tan frío,
que solo escribo poemas malos,
terribles,
sencillos.



Paris Joel

domingo, 21 de octubre de 2018

Vallas





















Vallas. -

Una valla al vuelo mariposa,
al torrente glaciar y enfurecido.


Una valla a la pradera universal,
al verde clorofila y definido.


Una valla a la caricia amante,
al beso de una madre a su hijo.


Una valla al hambre homicida,
al canto del hombre solidario.


Una valla a todas las fronteras,
a esto es mío, mío y solo mío.


Vaya, vaya, vaya,
el pensarlo resulta hilarante,
mezquino, absurdo, primate,
y solo se cura con tu risa
que con el pensamiento
me lleva a tu encuentro.
Ponle una valla a este viaje.



Paris Joel

domingo, 14 de octubre de 2018

Estrellas





















Estrellas. -

Somos estrellas apagadas por orear.
La mayor parte del tiempo grises
sin sábado ni domingo,
siempre a la espera del oxígeno.


Para unos, el acto sexual,
para otros, un hálito picassiano
y para unos pocos, un escenario,
brillo y fulgor en un paréntesis de vida. 


Después, un portazo como un otoño,
unos galones que caen hasta el suelo
degradándonos en vulgares
cuando bajamos la mirada.


Pero siempre, siempre, seremos estrellas,
ascuas a la espera de un viento súbito,
que nos haga brillar, incandescentes,
aunque sólo sea por un instante.


Y sé que lo sabes:
Siempre fuimos estrellas. 



Paris Joel

domingo, 7 de octubre de 2018

En las mañanas





















En las mañanas. -

En las mañanas sueño con beber el agua de tus ojos,
la sed que se calma con tu marea alta,
la selva que me acaricia el costado
estremeciendo mis hábitos libidinosos
pero tenues aún.
En las mañanas conviven la hiedra y el pájaro,
el trino y el caballo alado,
la sombra y el Sol de los aliados,
la manteca y el cuchillo derretido,
sosegado.
En las mañanas el cadáver de la noche es incinerado,
no hay cenizas ni Fénix, sólo aliento
y una flauta de pan por el tejado,
silbo del alba última
que cae rodando.
En las mañanas no hay cabeza solo manos
que beben, tocan, observan
tu partida y mi corazón que late
en precario. 


En tus mañanas podría ser
por siempre, Odiseo
tan solo un inmigrante
retornado.



Paris Joel

domingo, 30 de septiembre de 2018

Sonido de Campanario





















Sonido de campanario. -

Yunque que marca el ocaso,
compás de hoja otoñal,
ímpetu de soga y polea,
eco de piedra y final.


A nadie salva la campana,
advertencia de la soledad,
gemir de pueblo que resiste,
idioma de bronce y metal.


Escucha su cante jondo,
escúchalo, no más.



Paris Joel

domingo, 23 de septiembre de 2018

Domingo, ocho de la tarde





















Domingo, ocho de la tarde. -

La playa grita: -no me dejes.-
Pero no hablo su idioma.
Me voy por donde la ciudad
dicta sus reglas de claxon y neón. 


A lo lejos, el último bus deja huérfanos a los amantes
y los besos emprenden el vuelo a otra parte.


Hay torres de grillos llenas de luz
y un olor a comida acelera el paso,
voy empapado de silencio,
resignado,
y mis pasos llueven en la calle
en un domingo homicida,
condenado.


Todo es recurrente,
todo es el ocaso.  



Paris Joel

domingo, 16 de septiembre de 2018

Oración II





















Oración II. -

Llamarada postrera
en el verde menta,
vértigo de contraluz,
detiene este septiembre
y su toque de queda
como un regalo tardío,
pequeño e inconcluso,
ante el muérdago y arrobo
del último milagro
simple y sencillo
como duna de paja,
médano de trigo,
ramita a ramita,
palito a palito.



Paris Joel

domingo, 9 de septiembre de 2018

Oración





















Oración. -

Brisa perfumada por el bosque y las flores,
desliza tus bendiciones por el camino
y abrázame como una canción.


Llévame a mi palacio de invierno
donde puedo ver con las manos
y amasar el barro de mis amores.


Sé tú el elixir del otoño
en este verano borracho
de bocinas, prisas y espejitos de coltán.


Dame de beber la humedad del deseo,
la niebla de la espera
o la futura lluvia que vendrá.


Recuerda que sólo soy un caminante
pasaré unas cuantas veces,
unas cuantas, no más.



Paris Joel

domingo, 2 de septiembre de 2018

Mis últimos días





















Mis últimos días. -

Oblea de acero fundido
bendice las montañas, la lejanía,
que aún quedan días de amparo y sosiego.
Cobíjame con los últimos grillos,
coro de atardeceres tardíos,
mientras, un bodegón de naranjas y miel,
preside la antesala del suspiro.


Así quiero que sean mis últimos días,
fruta madura en el agosto vencido,
una ciudad que se hunde en el silencio,
un mar que recupera su intimidad,
un lecho con un solo calor:
el tuyo
y el mío. 



Paris Joel

domingo, 26 de agosto de 2018

El aliento del grillo





















El aliento del grillo. -

El aliento del grillo y la espiga
anhelan la arena de la playa,
mientras, el astro rey cabecea
en esta tarde de hierro fundido.

La noche será un lago de plata,
o un vestido de fiesta y guirnaldas,
y el deseo profundo yacerá por siempre
en el negro campo de escarcha.

Déjame mirarte sin que me veas,
en un ahora futuro,
presente,
sin mañana.


Paris Joel

domingo, 19 de agosto de 2018

Cuando el tiempo se detiene





















Cuando el Tiempo se detiene. -

Me comería un Cronos crocante en el croma de tus ojos,
que dejaría un eco coral de grillos y cigarras
en el valle atemporal de almagra y púrpura.
Las horas cárdenas, casi oscuras,
preludio de ósculos con destellos
de estrellas muertas que aún tardan
en apagar su noble haz de plata.


Tengo sed del tiempo detenido,
del ahora intenso de diamante,
del ancla marinera en tus carnes
y de las noches ululantes de gemidos.


Cuando el tiempo se detiene,
qué más quieres,
qué te falta.




Paris Joel

lunes, 13 de agosto de 2018

Aquel Sol





















Aquel Sol. -

Aquel Sol del incendio que quema mis noches,
el que veo día a día en tus ojos de bailarina celeste,
el que resbala por tu cuello y se derrama,
aquel Sol vive en el calor de tu cuerpo,
en el deseo y el pecado, donde siempre es verano
y sus frutos dejan semillas o huesos.


Aquel Sol se pasea por mi casa,
compás de cadera y falda,
me besa y me abraza.


Aquel Sol fundió la Luna y bañó mi almohada,
por eso, ahora, nuestros cabellos ya son de plata.



Paris Joel

domingo, 5 de agosto de 2018

En el estío





















En el estío. -

De norte a sur nuestras gotas de rocío caen de la frente
casi al unísono, en sincronía aleatoria pero cierta,
tú, sabe Dios donde, y yo, donde siempre,
rezando a las musas o ejerciendo la trova.


Escribiendo letras sin sentido me reconcilio con la vida
y sé que tu mirada se pierde por el mismo ojo que la mía
recordando los veinte o quizás los treinta,
mientras, afuera, tímidamente, el viento entra sin permiso.


Bendito sea el alisio  que te lleva mis mensajes,
el austro que me hace hervir el corazón
y la noche amiga que aplaca sentimientos y pesares.


Nada cambia en el estío,
tú adoras a tu Sol
y yo al mío.


Paris Joel

domingo, 29 de julio de 2018

La Mañana





















La Mañana. -

La mañana gualda tras la ventana
es una linterna indiscreta
que nace del aliento y la condensación...
El coito de dos equinos desbocados
en un mar de algodón y nubes.


Un columpio de placeres y goces...
Un diluvio de gemidos
y dos torres caídas.


Suspiros y silencio...
Un río de ángeles y un abrazo
que, sin hablar, lo dice todo.


Tu ya sabes,
a veces,
se para el tiempo.



Paris Joel

lunes, 23 de julio de 2018

El Retorno

















El retorno. -

Desde mi ventana veo los barcos llegar.
Traen telas de ultramar y aires nuevos,
peces soñadores y una melodía que se escucha
de proa a popa e invita a bailar.

No hay mejor puerto que mi vieja habitación
donde guardo tesoros de naufragios,
pillaje clandestino del que roba caracolas y astrolabios.
Decoración que da forma a mis días de jazz y blues,
a la noche y al azul.

En estado de vigilia permanente
se que algún día llegará mi "perro negro"
a saldar las cuentas pendientes
y emprenderé el camino de regreso,
ese que va dejando señales y sueños,
recuerdos profundos en el subconsciente
de otras vidas ahogadas en milenios.

Si algún día ves que me repito,

es que retorno a mi noray, solo eso.


Paris Joel

domingo, 15 de julio de 2018

París





















París. -

Un Sol y Sombra en la mano ajada por el tedio
en uno de esos bares de desahuciados de la vida
cuando, de pronto, entró aquella supernova,
a la que solo tú le dabas el merecido aprecio.


No era para menos, ella lo fue todo alguna vez
en el tiempo del cine y la verbena,
cuando el mejor amigo se adelantó
y la aceptación, de tercer grado, una condena.


Solícito saludaste y la invitaste a un café,
el brillo volvió a tus ojos y ella sonreía,
pasasteis lista al elenco de aquel tiempo
y quizás era tu momento, así lo sentías. 


Conservaba intacta su belleza, aquel swing certero,
ese que noqueaba aunque pasaran siglos de aquello,
pero te equivocabas, nunca sería para ti,
lo viste claro por un momento.
Se fue prometiendo llamar,
promesa de político embustero,
pero daba igual,
siempre quedaría París,
el deseo.


De nuevo solo, los buitres del periódico
se burlaron de tus gestos y anhelos,
a sus ojos una viejita más
con un ridículo viejo,
Pero al salir por la puerta
supiste que seguiría siendo hermosa
pues para el enamorado
no hay años,
solo besos.


Amén.


Paris Joel

domingo, 8 de julio de 2018

Colores





















Colores. -

Los colores del lagarto y el amaranto
dieron paso a otras tonalidades mas suaves,
secundarias, pero aún silvestres,
las del segundo beso y el viejo verano,
cuando tu cintura fue la madera amable
aquel suave pasamanos cuyo ébano
me deslizaba al volcán adolescente
que bajaba a la velocidad del sonido
sólo por verte,
solo por verte...


Presiento que mis colores de acuarela
se tornan poco a poco en pastel textura,
algo que, sin indagar en la razón, me gusta,
mientras, en mi faz, se dibuja una estela
que fue sonrisa alguna vez,
y que ahora,
es del tiempo
una mueca.


Colores,
colores lirio, azucena, gualda...
Brillos en tu cabello irisado.
Mis años no se miden en tiempo
si no en colores vívidos,
anaranjados. 



Paris Joel

domingo, 1 de julio de 2018

La Vida Repetida





















La Vida Repetida. -

Cromo, clon, ciclo,
las nubes que ametrallan
playas y lirios.


El llanto del girasol,
el futuro líquido.


Siempre igual,
tu aceite,
la pipa,
lo mismo.


la vida repetida,
bochorno de humedad,
el trópico en Galicia,
tu deseo y el mío.



Paris Joel

domingo, 24 de junio de 2018

Ahí Seguirás



























Ahí Seguirás. -

Fénix del rescoldo y la ceniza,
piel gastada por los astros y los vientos,
fuego, fiebre, frío,
ya no estaré
y seguirás siendo mía,
patria de los primeros besos
y los pecados escondidos.


Arde para mi una vez más,
aunque no esté no me habré ido
mientras tus playas quemen la noche
y la mañana se abra paso entre rosas,
estrellas azules y agua de rocío.


Ahí seguirás Artabria
repitiendo en bucle el ritual
hasta el fin de los hombres
y su mítico big bang.


Lo sé,
ahí seguirás...



Paris Joel

domingo, 17 de junio de 2018

Desnudo





















Desnudo. -

Árbol, sombra y camino
gorjeo de pájaro y buenas noches,
arrullo y en la copa, un nido.
Olores de yerba buena e hinojo,
helado de Luna y gota de rocío.
Mis pasos aletean sobre pedregullos
y en el horizonte una naranja exprimida
deja azúcar y miel sobre colinas y arroyos.


Vuelvo a casa, conmigo y en mi,
con la certeza de que siempre estoy volviendo,
de que mi vuelo se detiene al fin
mientras mis pensamientos
quedan por los senderos
para regresar desnudo,
tal como empecé
en este mundo.



Paris Joel

domingo, 10 de junio de 2018

Segundo Tiempo





















Segundo Tiempo. -

Dichosa biología que me lleva al viaje de retorno,
al principio del fin,
un camino de cine, música y silencio.
Una singladura de la cual solo tengo un reproche:
Sentirme solo al final del trayecto.


Qué fue de los compañeros del colegio,
de la adolescente inconsciencia,
de mis primeros perros
que murieron antes de tu último beso.
De los amigos fieles
y de todas las mujeres
que quise y quiero.


Fueron muchas las bajas
en la guerra de la vida
y apenas quedan cronistas
de tus días sin consuelos.


Nunca pensé que la soledad fuera tan asesina
y que pronto establecería con las aves un vínculo
de anhelo, camaradería y, por que no decirlo,
de envidia, de: yo también puedo.


Por eso he vuelto a soñar que vuelo
y me abrazo muy fuerte a ti
en estas frías mañanas
de este segundo tiempo.



Paris Joel

domingo, 3 de junio de 2018

Interconectados





















Interconectados. -

Estamos interconectados en el silencio,
en la banalidad y el atrezo.


Traductores de autopistas sin fin,
facilitadores artefactos.


Estamos en el escaparate global,
baratos se venden los sueños.
Dame tu intimidad
que yo me la quedo.
Contenedores, millones de ellos,
infinitas toneladas de lo superfluo.


Qué triste interconexión
para volver a lo viejo.



Paris Joel

domingo, 27 de mayo de 2018

Inmortalidad























Inmortalidad. -

La maldición del movimiento,
rotación permanente de los astros
en un Cosmos inquieto y vivo.


Caminar, sólo caminar,
con o sin camino,
caminar hasta el fin.


Qué fin? Dime si acaso conoces
ese gen que no transmuta,
que no vuela como el beso mariposa,
el principio de tus hijos y los míos.


Y andan. ¿Ves como andan?
Trasladan sus sueños en aviones de papel
por encima del girasol y su sombra.


Ahora lo veo después de tanto roce,
fricción que vibra y produce magia,
sonidos que bebo en forma de canciones.
Por eso sé que todo es inmortal y pasajero,
si hay quien cante nuestras noches
para que así regresemos
cual satélite primogénito,
una y otra vez,
una y otra vez.



Paris Joel

domingo, 20 de mayo de 2018

La Resaca





















La resaca. -

La resaca, plana acuarela del después,
exhalación congelada de un mar cósmico,
sentimientos derramados en el juego de la vida,
marea atlántica, vertiginosa.


Todo se diluye y se plasma en ese instante,
como ese tiempo de tregua al volver a casa
cuando ya no quedaba más por hacer
que esperar un nuevo día y tu llamada.


La resaca, siempre escasa de azúcar,
siempre herida, falta de color, blanca.
Ecos de tu voz en mi cabeza,
golpes incesantes en las ventanas.


No hay paz,
solo tiempo de tortuga
en la resaca.



Paris Joel

domingo, 13 de mayo de 2018

Vienes...





















Vienes. -

Vienes como el silencio que precede al alba,
como el roce involuntario del cuerpo dormido,
como el pájaro que se siente estrella de la mañana,
como la linterna de Luna que acomoda al rojo vino,
como el Sol incandescente que se hace de rogar,
vienes y vienes, y otorgas color al mar.


Vienes aunque no estés,
y si estás, vienes,
porque tu puerto esta en mi,
siempre y para siempre
de tu Polinesia seré Tahití,
y si vienes, esperaré,
esperaré a que llegues.



Paris Joel

domingo, 6 de mayo de 2018

La felicidad en una acuarela





















La felicidad en una acuarela. -

Mis pies de raíz sostienen un tronco maduro,
absorben el agua y la sal,
el Sol y la sombra
en un último atardecer de ópalos y magnolias.


El mar se detiene y el viento aguanta la respiración.
Las risas de los niños a lo lejos
buscan el columpio de tus ojos,
ese iris búmeran que hipnotiza las horas amables
y me acompaña en el presente eterno.


Todo el tiempo del mundo en un saque de billar,
visión de colores derramados en la mesa verde campo,
la recurrente imagen del beso,
una brizna de risa y un dulce suspiro.
Podría ser la felicidad
y, si no lo es, se acerca.



Paris Joel

domingo, 29 de abril de 2018

Ciudades y años





















Ciudades y años. -

Quién dijo que las ciudades no tienen arrugas,
Qué no pavimentan sus surcos con pomadas,
una y otra vez, una capa encima de otra
hinchando la piel, los caminos y las calles.
Los puentes, gafas de aumento para acercar el río
y los puertos, prismáticos al revés para alejar el mar.


A la ciudad le quedan cuatro árboles blancos,
cuatro canas que peinaban tus manos,
poco musgo en el jardín,
una barba escasa, de viejo náufrago.


No quiero verte con demencia, Artabria,
antes me voy a otra urbe
que no me llame por mi nombre
ni que guarde con celo esos balones,
que de niño embarcaba en tus tejados,
recuerdos que, con el viento,
me caen encima de vez en cuando.


Quien dijo que las ciudades no tienen arrugas,
querencias y quebrantos.



Paris Joel

domingo, 22 de abril de 2018

De Vuelta





















De vuelta. -

Plegar las alas en el armario de los suspiros
tarareando el poso de la canción simple,
bálsamo de huesos cansados y alegres.


La quemazón del Sol Mediterráneo,
tatuaje infantil hidrosoluble
que a los tres días, cual campanada cenicienta,
retornará a su cotidiano jardín de calabazas.


Serán sin duda los desvaríos de Morfeo
pero te juro que fue verdad,
esos días de rolas y guitarras
bebí de nuevo sin saber
de la Florida fuente de don Ponce
y recobré aquello por lo que se mata,
se nace y se muere,
eso que olvidamos,
eso que olvidaste:
Libertad,
sí, eso, apenas nada,
apenas TODO.


Mañana será otro día,
probablemente más ligero,
más tuyo,
más nuestro.


Habrá que soñarlo
con hojas de pájaros
y árboles nuevos.



Paris Joel

domingo, 15 de abril de 2018

Cuestionarse





















Cuestionarse. -

Se difumina la noche en azul oscuro,
el día apunta maneras de náufrago
mientras se movilizan los primeros esclavos.
Cantan los árboles y el mar bosteza,
una nube de pájaros se levanta,
y mientras todo esto ocurre,
me pregunto que hago aquí.


Algún día me sumaré a la plaza
como el balón de un niño
el día de su estreno,
sin hora de regreso
y sin el hambre que atenaza.


Algún día cantaré eso que ya no se canta
y le tiraré piedras a las fachadas.
Atraparé la juventud al vuelo
y no me arrepentiré jamás de nada.


Llego sin saber a mi destino
jugándome la vida en pensar,
en imaginar cosas que se fueron,
que ya no están,
pero aún sé lo que quiero
y para mi lo guardo
con ese aroma de hace tiempo
cuando olía a verano,
y los años eran cosas de viejos.


Cuestionarse,
buen comienzo para un verso.



Paris Joel

domingo, 8 de abril de 2018

Polvo de agua





















Polvo de agua. -

Polvo de agua en el gris eterno
que me lleva al nordeste de tu cuerpo,
a ese latido que traspasa la ropa
y mis sentidos de carne, de viento.


Mis ojos buscan en lo profundo
la dirección de esa lluvia en ralentí,
remanso de paz, oasis de un invierno
que envenena con deleite las horas.


Desorientadas van, gotas y deseos,
los minutos mueren huérfanos de ti
quedando solo el cascarón de proa,
la humedad, el aire líquido y un suspiro
que ensancha el corazón
o lo hace más pequeño.


Y no da llegado la borrasca,
el ciclón, el aguacero,
ese barredor de manzanas ácidas
y estúpidos embelesos
que me tienen embobado
dibujando tu figura con el pensamiento.


Como marco, una ventana,
Polvo de agua en el gris eterno.



Paris Joel

domingo, 1 de abril de 2018

Camino hacia...





















Camino hacia...

Camino hacia un fin o un principio,
día a día, sin pausa, sin prisa.
Saber que todo se rige por ese destino
hace que el entorno adquiera
un valor renovado
y que el día se deje cortejar
por canciones de pájaros,
poemas primigenios,
música del cielo a la tierra
que invita a desayunar nubes grises
y destellos de un Sol violeta,
un pan de ingravidez que libera
una risa naciente como un río
en el que podría dejar mi trabajo
para quedarme en el puerto de tus labios
hasta los días más irresponsables y felices.


Qué belleza volátil de aves blandas,
qué boleros,
qué baladas.

domingo, 25 de marzo de 2018

Esperando en la ITV





















Esperando en la ITV. -

Cuando estás por encima,
cuando estás por abajo
contando margaritas, y un tren se derrama
pintando el horizonte de gris ceniza.
Llega la vida como arrollando
y simplemente te echas a un lado,
ni el cabello se despeina,
aunque en conciencia dejas hacer
en paralelo concatenado,
repetición de otras veces,
de otras ansias, afónicas, exhaustas.


Dulce madurar,
agrio envejecer,
cuando la libido se cuela por el desagüe de los años;
esa cometa perdida
 que deja al niño al borde del llanto.


La mirada está en otras cosas
que no se ven, pero pesan
casi tanto como aquella vez
que no llegué a tiempo
para apuntalar lo nuestro.


Afortunadamente siempre hay un abril,
una flor, un aguacero y un mes de mayo.

domingo, 18 de marzo de 2018

El Momento





















El Momento. -

Hay que ir a por ellos, amor,
con el puño cerrado y el corazón abierto,
de cabeza a la sin razón, a la avaricia,
a arrancar las flores artificiales
que ahogan nuestros ojos en lágrimas
con los fríos colores de pétalos
que no huelen y matan.


Que somos tu y yo los soberanos,
nuestros hijos y sus hijos,
un árbol de música y pájaros,
un roble ya en movimiento
que porta el fusil del amor.


Ha llegado el tiempo esperado,
la tierra no es prometida, se gana.
Vamos todos, es el momento
del ciprés, el lirio y el canto.



Paris Joel

domingo, 11 de marzo de 2018

No existe contención para el mar





















No existe contención para el mar. -

Justo ahora en este momento
me gustaría decirte sin causar ofensa
que muero por perderme en la deriva de tu marea,
por encallar en tu costa
y derramar la espuma de mis olas
en tu playa blanca, secreta.


Sé que suena obsceno,
tanto como saber
que este ahora es lo único que importa
y que los días pasados
son simplemente un coto de homiciados,
baldíos, olvidados...


Cómo retener este río,
este acuífero que se hunde
aún viendo el mar, tan cerca,
tan vívido, tan mar.


Cómo decir...
Qué código emplear...



Paris Joel

domingo, 4 de marzo de 2018

En Silencio





















En silencio. -

Un silencio regalado queda en la sala
espejo de una noche blanca.
Afuera ruido de diésel y contenedor
y dentro una televisión apagada.


Recuerdo cuando flotabas en mi vientre,
cuando mis manos peregrinaban
y tu cabeza era tierra santa,
el sonido de la respiración, pausada...


Ahora escucho tus auriculares,
a tu lado estoy a gran distancia,
el mundo en la línea de la vida,
esa que ha cambiado tanto
y que antes me leías
o mejor, adivinabas.



Paris Joel

domingo, 25 de febrero de 2018

Tal Cual





















Tal cual. -

Todavía quedan arrugas en ti,
surcos jurásicos, cauce del río,
todo el verde en retaguardia
y tus milagros como árboles.


Cicatrices y caminos,
pájaros que no levantan el vuelo,
un ladrido mestizo
y la inquietante ausencia de niños.


La urbe rodeada de tierra,
la magia del nido y la estación,
la canción de madera,
la del bosque y los campos de siega.


Así eres Artabria, tal cual,
un cemento de apariencia
y por abajo lencería vegetal,
excitación y concupiscencia.



Paris Joel

domingo, 18 de febrero de 2018

No tengas miedo





















No tengas miedo. -

No tengas miedo a crecer deprisa.
La vida es tan larga como un vaso de whisky con hielo.

Crecer. Acto ritual de la crisálida, del alma en tránsito permanente,
agua bajo cero que vuelve a fluir reencontrando su destino
y tú, como piedra de rosetta, darás sentido a todo. 

Así debe ser.


Paris Joel

domingo, 11 de febrero de 2018

Mi febrero en ti



























Mi febrero en ti. -

Cordón umbilical que me traes la vida,
incandescente atardecer de rojos y púrpuras,
así quiero mi transición al cosmos y su energía.


Un claro en el cielo de la gris borrasca
eres en mi y para mi.
Un catorce de febrero, un veintidós
y un veinticuatro, todavía abrazo, roce, calor
que permanece a lo largo de este escenario.


En la ausencia no hay lejanía,
el pensar y el sentir viven en ti
como tu en mi, por eso te escribo
en el idioma de las flores y el firmamento,
esta carta, esta celebración,
con rúbrica y en verso
por si acaso no estoy,
por si acaso no puedo.



Paris Joel

domingo, 4 de febrero de 2018

Tarde de febrero





















Tarde de febrero. -

Es generoso el viento del Ártico que,
Con bolitas de arroz,
Va sembrando asfaltos intermitentes
Bajo el paraguas de la borrasca.
A todos nos iguala,
Nos tiembla y estremece.
Nos centra en lo importante:
La vida o lo blanco; lo ausente.
Ese cero subterráneo, topo ciego
Que no sabe de clemencia ni piedad,
Preludio de hambrunas y escalofríos,
Viejo conocido que se teme y rehúye.


Es ahí cuando nuestra conciencia gregaria renace
Y nos une para salvarnos, un día más,
de la indiferencia
y de los días sin acacias ni violetas.



Se intuye todo un invierno,
Se presiente, se teme.


Nada nuevo.


Paris Joel

domingo, 28 de enero de 2018

La Música





















La Música. -

La música es una caña para pescar recuerdos,
los que habitan en lo profundo y abisal,
sobre todo los que sangran por dentro.


Es oída por el músculo vital,
el que bombea sentimientos,
sangre, vida...Y por un momento
hace bailar al joven y al viejo.


Divino vibrar que hace reír, llorar,
volver una y otra vez al amor, al amar.
Perdición de los adictos,
réquiem por los que se van...
Por eso te quieren prohibir,
porque siempre es peligroso querer,
cantar, saber que es el único elemento
que nos puede vencer y, a la vez,
humanizar.


La música,
qué tiene,
qué tendrá.

domingo, 21 de enero de 2018

Que las noches





















Que las noches. -

Que las noches más largas me encuentren contigo,
compartiremos la manta y el alimento,
el calor de los pies y las manos,
los te quieros y los besos,
que, como hormigas, recorrerán tu cuerpo.


Que las noches de noviembre sean un paseo
de manos y dedos entrelazados,
uvas del deseo.
Las farolas de la calle, velas sin viento,
la cera que no arde pero quema,
la pasión y los juegos.


Que las noches sean lunas
y más allá, Saturno con anillos, sin dedos,
que las manos las ponemos dos amantes,
tu y yo, hasta el fin de los tiempos.


Que las noches sean una,
el Universo.



Paris Joel