"Islandia". Paris Joel

domingo, 16 de septiembre de 2018

Oración II





















Oración II. -

Llamarada postrera
en el verde menta,
vértigo de contraluz,
detiene este septiembre
y su toque de queda
como un regalo tardío,
pequeño e inconcluso,
ante el muérdago y arrobo
del último milagro
simple y sencillo
como duna de paja,
médano de trigo,
ramita a ramita,
palito a palito.



Paris Joel

domingo, 9 de septiembre de 2018

Oración





















Oración. -

Brisa perfumada por el bosque y las flores,
desliza tus bendiciones por el camino
y abrázame como una canción.


Llévame a mi palacio de invierno
donde puedo ver con las manos
y amasar el barro de mis amores.


Sé tú el elixir del otoño
en este verano borracho
de bocinas, prisas y espejitos de coltán.


Dame de beber la humedad del deseo,
la niebla de la espera
o la futura lluvia que vendrá.


Recuerda que sólo soy un caminante
pasaré unas cuantas veces,
unas cuantas, no más.



Paris Joel

domingo, 2 de septiembre de 2018

Mis últimos días





















Mis últimos días. -

Oblea de acero fundido
bendice las montañas, la lejanía,
que aún quedan días de amparo y sosiego.
Cobíjame con los últimos grillos,
coro de atardeceres tardíos,
mientras, un bodegón de naranjas y miel,
preside la antesala del suspiro.


Así quiero que sean mis últimos días,
fruta madura en el agosto vencido,
una ciudad que se hunde en el silencio,
un mar que recupera su intimidad,
un lecho con un solo calor:
el tuyo
y el mío. 



Paris Joel

domingo, 26 de agosto de 2018

El aliento del grillo





















El aliento del grillo. -

El aliento del grillo y la espiga
anhelan la arena de la playa,
mientras, el astro rey cabecea
en esta tarde de hierro fundido.

La noche será un lago de plata,
o un vestido de fiesta y guirnaldas,
y el deseo profundo yacerá por siempre
en el negro campo de escarcha.

Déjame mirarte sin que me veas,
en un ahora futuro,
presente,
sin mañana.


Paris Joel

domingo, 19 de agosto de 2018

Cuando el tiempo se detiene





















Cuando el Tiempo se detiene. -

Me comería un Cronos crocante en el croma de tus ojos,
que dejaría un eco coral de grillos y cigarras
en el valle atemporal de almagra y púrpura.
Las horas cárdenas, casi oscuras,
preludio de ósculos con destellos
de estrellas muertas que aún tardan
en apagar su noble haz de plata.


Tengo sed del tiempo detenido,
del ahora intenso de diamante,
del ancla marinera en tus carnes
y de las noches ululantes de gemidos.


Cuando el tiempo se detiene,
qué más quieres,
qué te falta.




Paris Joel