"Era tan fácil". Paris Joel

domingo, 13 de octubre de 2019

Qué más da





















Qué más da. -

Gotea el gorjeo del pájaro en la tarde,
mientras el austro visita mi habitación,
mi guitarra, mi canción, mi carne,
nuevas tonadas que quedarán en la libreta
llena de apuntes, garabatos, 
que quizás un día recupere sin tus labios. 

Me falta la fuerza de la marea,
la ternura del nido apresurado,
miro las cuerdas vibrantes
y su sonido me lleva al otro lado,
a un cuento donde era príncipe
de ríos y montañas infranqueables;
con mi núbil cabellera al viento
todo ocaso era un beso de sol exprimido.

Dejo la madera sonora en el suelo
apoyada en un armario de suspiros,
el cuaderno de letras musitadas 
cruzará sueños y letargos, erguido 
estiro este armazón de huesos
y me dejo caer, rodar en inercia
por las calles, páramos y caminos.

Qué más da lo que venga
o lo que tarde,
qué más da.


Paris Joel

domingo, 6 de octubre de 2019

Tu tacto





















Tu tacto. -

Me envuelve la endorfina del agua mansa,
mi pensamiento lago sueña con otras orillas,
no es casualidad que el mar mire hacia arriba
y que se muera por imitar el azul marco de nube. 

Camino fraguando mareas internas
que se rigen por anhelos blancos, lunáticos,
y tu piel es mi piel cuando te imagino,
cuando me recubre por entero.

Tu tacto, todo me evoca al terciopelo,
a la caricia, al beso primero, 
ese que encontré en otras mejillas
cuando no existía el tiempo.

Recuperar escalofríos, rubores, 
el frío aleteo de tus ojos,
mariposas fugaces, 
colores al viento,
en eso me ando,
camino,
sueño,
me entretengo.


Paris Joel

domingo, 29 de septiembre de 2019

De la botánica las buenas intenciones





















De la botánica, las buenas intenciones. -

Estudiaré afanosamente los nombres de las flores,
la botánica desnuda de mi tierra
que sin pudores se muestra
y efunde sus aromas y colores.


Variado escaparate de pétalos silvestres,
sensaciones que me embargan de cuitas
y avivan mi curiosidad innata,
cómo se llamarán bajo el azul celeste.


Nadie repara en ese milagro inmenso, agreste,
atrezo imprescindible de nuestro escenario,
que de tanto caer y rodar, tan rápido,
se nos pasa el preguntar: de dónde viene.


Por eso quiero ser docto en azucenas
o escribano entre jazmines,
porque sería imperdonable
no saber de su belleza,
de su escondite. 



Paris Joel

domingo, 22 de septiembre de 2019

Joven como nunca





















Joven como nunca.-

Esta noche fui joven como nunca
y viajé hacia aquél horizonte esquivo,
las nubes se despedían a gran velocidad,
todo estaba por descubrir,
la mirada limpia, los ojos de agua,
la magia de las ganas puestas en el destino.


Las horas eran minutos y los días canciones
que se desvanecían al atardecer
cuando llegamos al baile de los faroles,
las guirnaldas y el charol.
Era el turno de las lentas
y te atrapé con el deseo de la carne,
el pecado corrió calle abajo
entre risas, manos cómplices
y jadeos orando hacia la Luna...


Nunca fuimos conscientes,
la cordura era una necedad
como el regreso frío que trajo el alba,
el reloj, la rutina...
Pero esa noche fui joven,
joven como nunca.



Paris Joel

domingo, 15 de septiembre de 2019

Resistencia





















Resistencia.-

En los surcos de la piel mil atardeceres
y unas manos que anochecen con hambre de ayer,
con ganas de ti.


Ya nadie mira ni gira la cabeza,
te conviertes en paisaje, piedra y un mar a lo lejos.
Te duele la lluvia, los huesos que sobreviven con la primavera
y el corazón del viejo boxeador
que quiere y no puede.


Eres un artesano del oficio de vivir,
anacronismo invertebrado
que quiere gritar, resistir.


Aún no me voy, aun no me fui.


Paris Joel