"Y si fuera así". Paris Joel

domingo, 25 de junio de 2017

Esperando





















Esperando. -

En la espera mesiánica de junio
Con la hoguera de San Juan como punto de partida
Anhelo el fin de la noche, de la noche sin Luna,
Esa que desespera.
El olor a madera quemada consume el aire
Calentando nuestros rostros de arcilla naranja.
Tu ropa huele a humo, 
Tu pelo evoca sonidos de harmónica
En la oscuridad solitaria o compartida.

Te abrazo por detrás y fundo mi rostro en tu nuca,
Las llamas iluminan tu rostro, sonríen, se animan…
De repente un beso, música, después el silencio,
Momento de certeza de que aún queda tiempo
Para salvarnos de este mundo de trompetas
Y lágrimas de refugiados.

Que muera la noche y llegue el día,
Que caiga el invierno y se levante el verano,
Calor para todos,
Playas, oasis y labios,
Siempre en espera,
Siempre esperando.
 

Paris Joel

jueves, 22 de junio de 2017

Obsesión


domingo, 18 de junio de 2017

En el espejo





















En el espejo.-

Asomas con tu alma en muletas
arrastrando cansancios de siglos
en una sola mañana.


Podrías ver otra cosa,
la ilusión por devorar el día
a bocados, a dentelladas movidas
por el viento de la ansiedad
pero no hay destino ni puerto soñado,
solo una sombra protagonista
de los días en fila india
que ya no saluda ni ríe.


Todo se resume en hacer
 la colada de la piel ajada
en un ritual anodino, rápido,
para salir al mundo,
una y otra vez,
una y otra vez.


Paris Joel

viernes, 16 de junio de 2017

Emilia


domingo, 11 de junio de 2017

Te conocen



















Te Conocen. -

Te conocen por tu recia figura de enjuto caminante,
Por tus manos yertas de huesos torpes,
Por el ala de tu sombrero, artesano del vestir,
Maestro del gremio.

Sabes del querer y del hambre del deseo,
De los ecos estridentes de las mañanas,
Coleccionista de amaneceres, de desayunos austeros,
De calendarios y crucigramas.

Tachados los números de los teléfonos 
De los amigos que ya no están, 
Por eso te compraste amigos nuevos
Repartiendo a manos llenas migas de pan.

Y te conocen, no por tu gesto de dar,
Por la ternura de la llamada, por el silbido,
Contraseña del que ama para entrar
En ese rincón de la dulzura, de la amistad.