"Era tan fácil". Paris Joel

domingo, 31 de mayo de 2020

El Bosque





















El Bosque. -


El bosque, cementerio de pasmados
Con futuro ecológico, universal,
Verde hogar de alas, nidos de ramas,
De cantos de hambre apresurada,
Fragancias de eucaliptos venideros
Y tálamo de nubes y nostalgias.

La semilla inmóvil de la paciencia,
Cortezas, escamas, arrugas bellas,
Barba rala, humus, musgo, floresta,
Pulmón sin mar, las branquias de la tierra.

Tu frío aroma lleva a mi ventana
La acción retráctil de un ciego caracol
Que se emboza en su viejo cascarón
Cuando de su casa apenas recuerda.

Puede que mi patria sea un estertor
De búhos, perros y roncas abejas,
Camposanto de árboles desnudos
Que allá, desde la infancia, solo esperan.



Paris Joel

domingo, 24 de mayo de 2020

Rey de Mascarillas














Rey de Mascarillas. -

Juntaba pajaritas de papel
y a lomos de su tinta y timbre
soñaba con su imperio amarillo,
más y más, mío y solo mío.

Ríos de oro, esmeraldas sufridas,
todo era poco, manos de Midas,
fiebre hambrienta, insaciable, raída,
que devoro vida de sus días.

Ahora es Rey de Mascarillas,
de avenidas de desconfianzas,
de pasos raudos, apresurados,
de la tierra del hambre infectada.

Disfruta gran prócer de tu imperio,
de los restaurantes con mamparas,
del silencio de las cacerolas,
de tu inmenso reino de la nada.


Paris Joel

lunes, 18 de mayo de 2020

Volver a casa






















Volver a casa

Tu pecho hirió de muerte al Sol
Dejando un reguero de minio
Por valles y montañas,
Horizontes ajenos
A tu risa manantial,
Esa que me impregna e imanta.

Sigo tus huellas en zigzag,
Nuestras sombras adelgazan,
Se bañan en la orilla del mar,
Alejando el Tic del Tac.

El viento es flauta de Hamelín,
Y un vago ladrido se impone,
No hay grillos en la arena,
Pero sí espuma a borbotones.

Te paso en largo la pelota
Para recoger tu palabra,
Que con un eco rebota
Marcando el fin de la jornada.

Ya es hora.
Sí, ya es hora
De volver a casa.

Tu pecho hirió al Sol,
A mi casi me mata.


Paris Joel

lunes, 11 de mayo de 2020

Escenarios



Escenarios. -

No me asustan los escenarios que ya viví en sueños,
No me asustan si tú estás en ellos.
Ese amanecer de Sol frío,
Los campos yermos, áridos, amenazantes,
Ese vértigo peligro que te eriza el cabello
Y nuestro correr lento en el chapapote.
Un corazón cafetera que sobresalta a la mesilla de noche,
Una mirada confinada que se desborda y te inunda…
Y tú tan plácida…

Recobro el aliento
Y afuera siguen existiendo crisálidas
Que se convierten en mariposas, por eso
No me asustan los escenarios que ya viví en sueños,
No me asustan
si tú estás en ellos.


Paris Joel

domingo, 3 de mayo de 2020

Volver





















Volver. -

Con la inercia del gira discos sin corriente
vivo estos días de moribunda disnea,
y en el momento del sorprendente silencio,
escucho el lento trino al decir: te quiero.
El pájaro que construye frases sin prisas
al compás de una naciente primavera.

Veo a través de las ventanas los caminos,
que como una madre, esperan caminantes,
y ellos se dejan querer con pasos quedos
bajo la última brasa de un Sol que muere.
Son esos instantes del funeral del cobre,
que se suceden sin pésames ni esas nubes
de ignorantes y sucias plañideras. Pobres!

Ahora, inconscientes, nos entra en la vena
la humanidad pura, la humanidad lenta,
el valor de un simple paseo, 
la fémina caricia,
el viento que encrespa las olas de tu pelo,
mientras, en el aroma del horizonte, 
se ensancha mi hogar en el pecho. 
Ahora, quizás pueda volver,
Ahora, quizás ya esté volviendo.


Paris Joel

domingo, 26 de abril de 2020

Lento Perjurio





















Lento perjurio. -

Navajazo de nube,
sangre lágrima,
gotas de baño,
muda escarcha.

En la calle nuestra piel,
fría balada,
sin ecos de ti,
pálida, blanca.

Lejano árbol feliz,
el verde dame,
rama de pájaro,
aliento suave.

Y así, poco a poco,
río mercurio,
hora infame,
lento perjurio.


Paris Joel

domingo, 19 de abril de 2020

Nunca me fallaste





















Nunca me fallaste. -

Ahora sueñan mis manos
y el deseo roza montañas,
picos nevados.
Ahora la piel es horizonte
y tu curva solo estadística.
Ahora, que estoy solo y paso lista,
sé que jamás me fallaste
porque no supe comprender la vida,
algo tan simple como una flor,
una hoja, un pequeño ser que respira
y que solo quiere lo que todos: aire.

Ahora sé que esa porción intangible
no se puede medir, ni contar,
solo accionar,
inhalar,
exhalar, 
apreciar el momento,
el instante
que contigo es eterno,
insuperable.
No, nunca me fallaste,
ahora lo sé,
ahora,
quizás ya fue,
quizás ya tarde.


Paris Joel

domingo, 12 de abril de 2020

Poética





















Poética. -

Poética eres en el valle de la distancia,
pero tu amor no aguanta un primer plano,
un cuerpo a cuerpo,
una lucha en el barro.

Tu sonrisa de acero inoxidable
no arrebata ahora, de frente,
cuando te pienso en primera persona
como si viviera aquel presente.

No, no estuvo bien aquello,
ese arrullo felino,
aquel zarpazo
que dejó estrías en mis campos de amapolas
y cauces de otros ríos en mis manos.

Cuánta sangre perdida en aquella blanca aurora
de objetos inertes en donde aún habitabas,
y aún, sobreviviendo a la anemia,
cuando te imagino en la lejanía,
sigues pareciéndome poética.

No tengo remedio.


Paris Joel

domingo, 5 de abril de 2020

Vivimos en Cárceles





















Vivimos en cárceles. -

Puede que un día la puerta de la celda quede abierta
y el viento me arrastre tembloroso a la salida.
Puede que el Sol sea canción de bienvenida
y los primeros pasos tan solo una sonrisa.

En ese momento seré cópula, 
exaltación, 
simplemente...
Vida.


Paris Joel

domingo, 29 de marzo de 2020

No hay puertas





















No hay puertas. -

Encadena a la mariposa,
Confina a la cometa,
acuartela tu risa,
recluye el canto del después,
el cigarro del después,
el humo del después,
pues...Todo en vano es...
Acorrálame en cuatro paredes,
en minotauro hechízame, 
que mis canciones sean alas de Ícaro,
hasta llegar a ese Sol poema,
derrítelas,
derríteme,
porque, aún así:
vuelan,
y viajan,
más que tu,
más que yo,
serán estela,
y ante eso
no hay puertas.


Paris Joel

domingo, 22 de marzo de 2020

Mientras Te Escribo





















Mientras te escribo.

Diabético por mi dulce caracola
no quise ver la ventisca del nuevo amanecer.
Embriagado en mis cantos de sirena
no entendí el graznar de los cuervos amarillos,
tan distantes y lejanos como el portazo del telediario
y su gélido estruendo de realidad.

Aún así, ahora más que nunca,
le rezo a tu abrazo adolescente,
al primer beso hambriento y furtivo,
al descubrimiento del nuevo continente del sexo,
a la primera mañana junto a ti,
al llanto de las primeras flores de nuestras primaveras,
a los cánidos lametazos de la infancia,
y a todo aquello que siempre di por hecho
y que ahora es nostalgia en esta mañana de apocalíptico silencio.

Porque tengo miedo de que jamás puedas leer estos versos,
y que el papel que los sustenta
se hunda en el mar de la soledad. Por eso,
por si llega la noche definitiva,
quiero que sepas, que en su paisaje estrellado,
me encontrarás y te encontraré
en una sinfonía de luz y alegría,
la misma que hace milenios
alumbró nueva vida del polvo,
el mismo que ahora me deja un poso reconfortante 
al verte plácidamente dormida
mientras te escribo sin fin.


Paris Joel

domingo, 15 de marzo de 2020

Un Día Más






















Un día más. -

El arrullo de la hierba intenta mecer al viento de la tarde,
con un Brabante en el pecho tiro por el camino manso
y mi paso pétreo simula un rodar suave. 

El pensamiento cometa se eleva en distraída fuga,
repasa viejas escenas a tu lado,
tu jardín de noctilucas,
la marea adamantina de tu pelo
y esa sonrisa faro y bandera de mi patria lejana.
Allá quedó planeando como un rara avis
dejando un hilo Pulgarcito cayendo
hasta mi mano de venas dilatadas 
por todos aquellos lamentos vanos.

Después de un prolongado trote,
simulando  de hierro un caballo,
vuelvo a mi estación de invierno
con el respirar encogido, entrecortado,
y nubes ceniza llueven recuerdos
empapando el iris de los campos.

Las manecillas del reloj son la gaviota
con hambre atrasada,
con hartazgo de derrota,
y así vuelvo a casa
un día más 
como si nada. 


Paris Joel

domingo, 8 de marzo de 2020

Sed Horizontal





















Sed Horizontal

Sangre apozada,
almagra seca que añora un cauce,
un río besamar, ultramar, 
otra costa y regresar
a tu costado,
con su coste
cárdeno,
sin par.

Mar muerto, Mar Negro,
lago quieto, Titicaca.
Marinero en tierra,
dique seco,
reservista,
¡malhaya!

Balandro inquieto,
balanceo pendular.
Así paseo tras paseo,
sed horizontal,
olas de recuerdos
que invitan a viajar.


Paris Joel

domingo, 1 de marzo de 2020

Corazón Balandro





















Corazón Balandro

No empujes más este corazón balandro,
que no encuentra la marea ardiente
del pecho sincopado, viejo puerto,
que no soporta el no ser abatido
por temblorosas mejillas de amor adolescente,
el roce magnético de la tectónica impredecible,
ese ulular interior preludio del salto al vacío...

En su vez la cinemática de la inercia,
que conduce a un cementerio sin nombre
bajo un árbol muerto de indiferencia,
frío camino de brezos blancos como nieve,
urces, como copos, cimas donde ya
ni siquiera llueve.
Si empujas este corazón balandro,
que sea para que truene.


Paris Joel

domingo, 23 de febrero de 2020

A mis 54

Paris Joel cumple 54 años.
















A mis 54. -

Capeando los vientos de la trova
y saliendo del segundo estribillo
enterré, por fin, al vil cigarrillo
para sentir la canción que desova.

Iluso es el que cree que innova
tragando sin más el azucarillo; 
mi dueña tiene el sabor del membrillo
que inspira a este ajado Casanova.

Traspasando la Cara B del disco,
ya no pienso en quimeras ni derrotas,
si no vivir en vena y con cariño.

Que de la vida queda un buen mordisco,
despedidas, viajes, y copas rotas,
para volver de nuevo a ser un niño.


Paris Joel

domingo, 16 de febrero de 2020

Calentura





















Calentura. -

Eran días de limón y miel,
de mil dagas en la garganta,
de erupciones acaloradas, 
redundante temperatura.

La noche era como un cine,
sueño de daikiri agitado,
despertar de zumo de lima
siempre de angostura amargo. 

Eran mis últimos minutos
antes de parir una estrofa,
el dolor de manos y teclas,
una canción sin decir: amor.
Una canción absurda. 

Eran días, noches, minutos, 
canciones porque sí,
por calentura. 


Paris Joel

domingo, 9 de febrero de 2020

Los Días Perdidos





















Los días perdidos. -

Cuantos días nacen y mueren
en la más absoluta indiferencia,
cuántas vidas en horas, minutos, 
pájaros perdidos sin azoteas.

Derroche continuo de savia nueva,
de sudor vano, de rabia vieja.
Hoy no quiero pensarlo,
quizás mañana cuando brillen tus ojos
con el Sol renacido y las ganas
que fueron, las que quedan.



Paris Joel, extraído de su libro, 
"Dictados para un Salvamento Emocional".

domingo, 2 de febrero de 2020

Cuidar los pasos





















Cuidar los pasos. -

Cuidar los pasos con cariño,
como un alfarero de nubes
en un púrpura atardecer
y ver por la ventana el camino.

Todo invita a la aventura
a descansar la mirada 
en un horizonte crepuscular.
Ay de los viajeros sin apegos
que no cuidan sus pasos con mimo,
nunca saben a donde pueden llegar.

Todos los días me visitan ensoñaciones
de caminos, cumbres y páramos
que esperan ese encuentro
en donde todos somos aves,
peces en jaulas de cristal
que, aún en cautiverio,
intuyen océanos, 
el firmamento, la libertad.



Paris Joel. De su libro, 
"Dictados para un Salvamento Emocional".

domingo, 26 de enero de 2020

La Hora Azul





















La Hora Azul. -

Nadabas en la hora azul del fin del día,
más cansada, más triste, alicaída,
Con idéntica mirada,
con idéntica sonrisa,
abrazos como ventanas abiertas,
receptáculos de alas y trinos.  


Calendarios bisiestos para las tertulias y las canciones,
cuando a verte volveremos,
tú, que gritaste la palabra soledad
hasta dejarla en cueros.
Libérate de tus yugos,
haz el pan con tu ejemplo,
que en la noche el hambre atenaza
que en la noche no hay manzana
y el áspid solo tiene veneno. 



Paris Joel

lunes, 20 de enero de 2020

Canción de Despedida




Canción de despedida. -

Seré un anónimo veneziano
y te invitaré a café.
Dejaremos los relojes en el ropero
y por una vez sabré escucharte,
te escucharé.

Haré inventario de tu partida,
de todo aquello que te llevaste
para quedarse por siempre adentro
y con un par de pases,
cual mago de Magia Borrás,
recogeré la risa del cenicero,
sí, ese que ya no se usa,
porque ahora somos todos
 muy sanos y modernos.

Te preguntarás porque ahora
después de tanto tiempo
y, aunque juego con la ventaja
de que nunca escuchaste el adagio de Bach,
el de Alesandro Marcello,
te diré la verdad
sin dramas ni parlamentos.

Y sin tiempo para despedidas
pagaré la cuenta.
Me dirás que te llame otra vez,
otro día de estos,
y no lo haré, porque me hiciste feliz,
siempre, y sobre todo,
en este momento.

Gracias!



Paris Joel

domingo, 12 de enero de 2020

Tan Claro





















Tan Claro. -

La tierra llama implacable a su regazo,
a su sueño de paloma flotante,
a su paz de nube ingrávida,
mientras, deambulo por la noche de la vida,
bebo minutos con sed atrasada,
y me embriago de fluidos amados,
néctar por el que se vive y se mata.


Afino los oídos y el sonido de la llamada es más claro,
un rumor de río lejano
anunciado por un ángel pájaro.


Me dejo llevar,
sólo puedo navegar en zig zag,
recalar en algunos puertos
y seguir el dictado de su curso.


Fundirse en la piel de la pachamama,
volver a su vientre al final del escenario.


A veces parace todo tan claro...


Paris Joel

lunes, 6 de enero de 2020

Reconstruir





















Reconstruir. -

Reconstruir,
rehabitar el interior
ladrillo a ladrillo,
piedra a piedra.
Tirar para siempre
el papel, la moqueta.
Los tabiques que separan,
las frívolas azoteas.

Cambiar de aparejador, 
de materiales que ahogan,
que pesan.
Reconstruir pensamientos,
sentimientos, acciones 
como andar en bicicleta.

Reconstruir,
la más difícil de las tareas.



Paris Joel. De su libro, "Dictados para un Salvamento Emocional".