"Islandia". Paris Joel

lunes, 25 de diciembre de 2017

Hoy no salgo






















Hoy no salgo. -

Hoy no salgo querida Artabria,
Estoy cansado de nubes rayadas,
Esa agua en polvo que imita a la nieve.
Hoy me quedo frente a la ventana blanca,
Escribiendo en el idioma que tú sabes,
El del País de Diciembre y mazapán,
De los niños alborotados
y los suspiros repetidos.

Hoy estoy cansado de pueblo y trabajo,
De obligaciones y ábacos.
Hoy prefiero quedarme con tu ausencia,
Esa que hiere y desangra las horas,
Que acompaña con canciones,
Músicas que jamás escucharás.

Hoy me quedo querida villa costera,
Hoy te miro de costado,
Los ojos en la ventana
Y el corazón volando

Paris Joel

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Me vi


domingo, 17 de diciembre de 2017

Villancicos





















Villancicos. -

Ecos adoquinados,
villancicos que rebotan
 por las calles empedradas.
Qué sola estás Artabria!
Huérfana de futuro inmediato.


Es tan fea la noche
que nadie sale a su encuentro,
tan oscura que todo lo engulle,
risas, holas y pensamientos.


Un pulmón respira aire mojado
y el otro, el fragor del castañero;
cuando la felicidad era un cucurucho de papel
o un simple caramelo.


A casa regreso muy lento,
en el horizonte, la Navidad,
y el otoño en mi pelo.
No volveré a cruzar las calles,
que reverberan mil recuerdos,
venas de la nostalgia,
villancicos,
cantares de otros tiempos.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Coleccionistas





















Coleccionistas. -

En el balcón del mar
pesco Lunas asomadas,
enormes, naranjas,
con su zumo derramado en las olas,
un reguero de costa a costa,
que a los minutos ya es de plata.


No tiene frío Diana,
al contrario, lo anima todo,
caldea el alma.
Noche tras noche llevo mi caña
y con este pulso desbaratado
tomo docenas de instantáneas.


Unos ven fútbol o coleccionan sellos,
yo recojo cada noche ese astro
que me acompañó hace tiempo
cuando incipientes eran los besos.


Cosas de coleccionistas,
ya sabes, esos tan ingenuos.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Mariscar


domingo, 3 de diciembre de 2017

Camino de la iglesia

Campanario de la Iglesia de Sadadarriba, Sada, A Coruña. Foto. Paris Joel.





















Camino de la Iglesia. -

El camino de la iglesia me regala un silencio
que solo rompen gaviotas y chamarices,
el hambre que no sabe de paisajes.


Desde la cima de la colina veo al pueblo que bosteza,
huelo la leña quemada, el carbón...
Los heraldos del invierno.


Los esclavos hace tiempo que marcharon a Babilonia
y solo quedan las mujeres y los viejos,
como mucho un repartidor,
un autobús, el cartero.


Bajo por la ladera umbría del cuartel de la Guardia Civil,
el frío me persigue por la espalda,
canta el gallo y chilla el perro.
Dejo atrás la vieja Artabria y su sinfonía de pueblo viejo,
esa que conocí hace tanto, que me dio lo que soy,
tan solo un caminante,
alguien que busca,
solo eso.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

A mi amigo Nano García

De izda a derecha: Nano García y Gonzalo Soto en Radio Oleiros
Hoy tuve un día de trabajo realmente difícil porque hoy se me murió un amigo: Nano García.

Conocí a Nano hace más de 20 años cuando colaboraba con Radio Oleiros haciendo deportes, después hizo un programa de Fiestas que le llamaba “Tambores de Pedra” y, salvo un inciso de unos años, volvió a hacer deportes con nosotros porque según él ya no había obras y se aburría. Estaba jubilado, una jubilación con la que soñaba desde hace muchos años pero que cuando llegó no hacía más que decepcionarle, por eso seguía con nosotros.
A mi me volvía loco, lo confieso, era un delicioso desastre en lo técnico, pero, a la postre, muy divertido, sus meteduras de pata eran épicas y su positivismo arrollador. Tenía una vida personal complicada, pero él siempre salía adelante, y lo hacía con una sonrisa. Siempre estábamos riéndonos de sus ocurrencias, era de esas personas que se echan de menos y voy a notar mucho su ausencia. ¿Con quién voy a bromear ahora Nano? Eso no se hace. Entrevistas con Jesús Gil, Jose María García, la selección nacional de Fútbol de Ángola, que se yo…


Recuerdo una vez que hacíamos un programa estival y siempre empezabas con música de Ana Kiro, nos tenías frito con la buena de Ana, tanto, que un día la llamamos para darte una sorpresa, y ella, que era un ángel, se prestó para hablar contigo en directo.


Cuántas emociones Nano! Y cuántos recuerdos! Ahora sé que allá arriba, porque para ti no puede haber otro sitio, estarás cantando con Ana, jugando al fútbol y enredando en las llaves de San Pedro para que todos tengan la puerta abierta.

Joder Nano, qué día tan triste, compañero!



domingo, 26 de noviembre de 2017

El día que mataron a mi hermana































Su hija ha muerto. -

Cuando el mármol de lápida entra en tu casa,
entra con todo su incómodo silencio,
lo invade todo.
Es en ese momento cuando sabes que algo pasa,
el frío y la soledad envuelven los objetos queridos
y por más que preguntas, la respuesta tarda.


Ese día oí llorar a mi padre desde el salón,
su voluntad de diamante se quebró en esquirlas de salitre,
tantas, que al pisarlas hacían los ruidos del fuego al crepitar.
No quiso salir del baño hasta que su corazón se hizo esponja
y no pudo estrujarlo más.


No hay peor condena para un padre que ir a la morgue
a certificar el fracaso y asentir ante la derrota.
Mi padre fue y volvió, dejándose las entrañas por el camino,
mil preguntas y una espalda asaeteada,
herida con cien reproches
que solo sangraban en su cerrada soledad,
en lo íntimo.


Aún recuerdo cuando bajó a comer,
estaba como avergonzado y dolido,
herido de muerte.
No probó bocado,
se fue a cumplir con el procedimiento,
para ellos, un trámite,
para él, un averno.


En su ausencia supe que mi hermana había muerto,
fue mucha la violencia
de los de fuera y de los de dentro.
Aquel día me atropellaron los sentimientos,
me pasaron por encima
sin saber como digerir
tanta brutalidad en los afectos.
Lo recuerdo por la prensa
fue un treinta y uno de enero.



                   Poema extraído del libro: "El día que mataron 
                   a mi hermana" de Paris Joel.



domingo, 19 de noviembre de 2017

Una de luces





















Una de luces. -

El viejo camión con grúa y maravilla,
el que coloca estrellas de Navidad
incluso sábado y domingo.
Heraldo de tiempos felices para los niños,
ternura, y sabor amargo por los que se fueron.


Puntual acudes a la cita,
liturgia de luceros apagados
y colas de caballos enfurecidos.


Te veo a lo lejos y las canas se me vienen al pelo,
recuerdos de mazapán y almendra,
un padre que se fue
y unos niños que sueñan.


Año tras año vienes sobre ruedas,
tomando nota de calles y avenidas,
apurado, diurno y nocturno.
Para ti solo es trabajo
y para mi una clepsidra, un Poljot,
que me señala en el cosmos
de este planeta olvidado.



Paris Joel

jueves, 16 de noviembre de 2017

El Principio

domingo, 12 de noviembre de 2017

Último domingo de Octubre





















Último domingo de Octubre. -

La tarde del domingo herida de muerte
sigue el éxodo de los niños
que regresan de jugar a la pelota.

Calles por donde transitan ecos de radios y televisores,
crónicas del fútbol que saben a café amargo
y retorno a las cadenas.

La Luna tiene cara de lunes
mientras el pueblo se vacía de esclavos
que obedecen dóciles el toque de queda.

A lo lejos, un cielo de arcilla
se estanca entre nubes de ópalo y lavanda,
la linterna del ocaso muere
de varicela de estrellas azules y blancas.

Todo lo veo y absorbo
con los pulmones en la boca
desde la cima del cementerio.
Árboles de antenas y campos de teja
en la hora azul que me embarga
de soledades y tristezas
en este club de huérfanos,
mascotas y comadrejas.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Desespero





















Desespero. -

Como esperando el mes de abril 
boca abierta hacia el cielo,
rezo por cada futura gota de lluvia
amnésica de la gravedad, del peso.

Imploro y solo llega el eco,
una burla vacía, sonido de hojalata
y murmullo de bares lejanos, callejeros.

Colecciono tus abrazos en mi costado y en mi pecho,
numerados con escalofríos, con recuerdos,
pero hace tanto, tanto tiempo
que unas cadenas de días plomizos me dejaron gris, seco.

Si estás, mójame, si amas, lluéveme
pero no me des relojes en cubitos de hielo
ni amarillas acacias por arder,
que mis pies están fríos en el cieno de tus ojos
y no encuentran el camino del deseo.



Paris Joel

domingo, 29 de octubre de 2017

Estado de Ánimo





















Estado de Ánimo. -

Si la Luna influye en el ánimo esta noche hay novilunio,
y el ritmo de lunación va a cámara lenta, muy lenta.
Mañana quien sabe donde estará la marea,
pero ahora la noto cerca, casi la huelo,
siento la sal en la boca
y la humedad en el pelo.

Miro las luces de la ciudad y de Chaplin me acuerdo:
Por la noche en la opulencia
y por el día, hambriento.
En mi estado es a la inversa,
aunque el mismo desespero.

Mi reino por un abrazo, me gustaría gritar,
aunque nada tengo,
solo una mirada de años y anhelos
que cambia como la Luna,
unas veces con luz cinérea
y otras con Luna nueva.  

Apogeo y perigeo,
mi ánimo, un capricho adverso.



Paris Joel

domingo, 22 de octubre de 2017

De Cuando Éramos Niños





















De Cuando Éramos Niños. -

Tus trenzas golpeando la espalda
eran las campanadas de las doce
en un domingo de primavera.
No podía apartar la mirada de ti,
no podía apartar la mirada de ellas.


Reías con esa risa de mujer en construcción
que viste falda corta para someter al mundo.
Quisiera respirar a tres centímetros de tu pelo
ese aroma a siega, paja y heno,
a lustrosas mañanas y tostados ocasos,
esos que no consigo alejar del sueño.


Ahora sé que te vi hace tiempo,
recuerdo tu sonrisa de imán,
a ella estoy adherido
y en ella me quiero quedar.



Paris Joel

domingo, 15 de octubre de 2017

De tus males





















De tus males. -

Despojarte quisiera de tus males,
ladrones de risas y roces.
Esos que dinamitan el humor,
la gasolina de la vida.
Como Dartagnan los retaría en duelo,
uno a uno, con la confianza en la victoria
que tenía aquel Gascón barbilampiño.


Odio verte en el castillo de If
soportando el dolor que incapacita.
Ven a mis brazos,
reposa tu cabeza en mi hombro,
mi carne será almohada de nube
y mi caricia brisa de otoño.


No quieras complacerme porque si,
solo abrázame,
sé de tus enemigos,
de ellos quiero vengarme,
con los besos más dulces,
con abrazos de ángeles.



Paris Joel

martes, 10 de octubre de 2017

De donde soy


domingo, 8 de octubre de 2017

El Viento





















El Viento. -

Paladeo el perfume de tu ausencia
y sigo tu rastro como un penitente
en los lunes baldíos de buenos días y abrazos.


Renuncio al café de la mañana por un suspiro hondo
que cala y traspasa hasta  la piel más curtida.
Soy como el Tíbet a punto de ser invadido,
no hay quien pueda resistir las hordas de los recuerdos
y menos aún ese aroma de azahar de tus mañanas.


Vuelvo taciturno a mi puesto de vigía
con la creencia de que el día será una mierda,
pero eso no ayuda y queda tanto por decir,
por cantar, por amar...Tanto...


A pesar del frío dejo la ventana abierta,
el viento es lo que tiene,
todo lo seca.



Paris Joel

domingo, 1 de octubre de 2017

Siempre la lluvia


















Siempre la lluvia. -

Vuelo con la música al lugar donde solo éramos uno,
a la ventana de la noche donde te acariciaba lascivamente
y mis ejércitos entraban, sin resistencia, conquistando la ciudad.


No había cansancio en la lluvia ni en los amantes,
la rendición era absoluta y había tanto que hacer...
Nuestras miradas encontraron el nirvana a pesar de la oscuridad
y a lo lejos  una regia sesión de fuegos artificiales hizo el día en tus ojos,
mientras, en el palco de la música dos gaviotas nos imitaban,
les hacíamos gracia.


Y siempre la lluvia...La humedad,
una y otra vez,
una y otra vez...



Paris Joel

domingo, 24 de septiembre de 2017

Haiku Sentencioso



























Haiku Sentencioso. -

Por la mañana,
vestida de otoño con
tacto de nube.

El cielo existe.


Paris Joel

jueves, 21 de septiembre de 2017

El conflicto catalán, una visión simplista de un simple ciudadano













Hay unos señores que se arreglaban con un estatuto mejorado pero hubo otros, los que ahora mandan, que no pararon hasta aguarles la fiesta. A ambos los guían las derechas al igual que a los diestros vascones que ahora, una vez más, ayudan a los que mandan a gobernar y eso que los que mandan ahora son malos malísimos.

Lo bueno es que esa conjunción de malos, los tres nacionalistas, siempre se unieron para gobernar, a los del norte les faltó tiempo para sacarse la foto con los del centro para conseguir sus cosillas, los del centro hablaban el idioma de los del Este en la intimidad, y estos últimos incluso fueron llamados en su día por los malos malísimos para contrarrestar el auge imparable de los comunistas cuando esto de la democracia asomaba tímidamente por nuestra piel de toro (acuérdense quien propició la vuelta de Tarradellas).

Ahora, los condados rebeldes del Este, cometieron el gran pecado de convocar un referéndum para sondear quien quiere aislarse de los malos malísimos y quien no, pero a los malos malísimos, aquejados del mal de Alzheimer que te hace recordar cosas de la infancia pero no del presente inmediato, ya apenas hablan el idioma de la intimidad pero sí rememoran las prácticas de sus padres, de su infancia, o sea, que no les gustó nada esa ocurrencia llena de urnas y papeletas, pues, consecuentes con sus antepasados, son alérgicos a estas cosas. O sea, que, resumiendo, han montado en cólera y están haciendo lo que siempre hicieron sus padres.
Mientras todo esto sucede, los diestros vascones, tan soberanistas como los otros, en un alarde de solidaridad, miran hacia el fondo sur y apoyan fielmente a los malos malísimos, ya saben, por eso de conseguir sus cosillas, y, en medio de toda esta vorágine del tira y afloja, estamos los simples mortales que vemos como los unos y los otros se tiran de la manta poniendo en peligro lo poco conseguido hasta ahora. Nos bombardean con sus soflamas en casposos programas de tv y periódicos afines un día sí y otro también, mientras a las cajas B de unos y otros les salen ruedas y la corrupción galopa a lo ancho del País. Los tres, como nacionalistas, apelan a ese hondo sentimiento romántico de la Patria en un mundo beneficiosamente globalizado para ellos y perjudicial para los de siempre, los que intentamos llevar una vida digna aún sabiendo que somos carne de cañón para que ellos hagan sus grandes negocios y se lleven los beneficios. Todo parece un gran mercado, una gran apuesta que pone en juego nuestras exiguas libertades, y, ante eso, al caminante de a pie, solo le queda decir: YA ESTÁ BIEN! Arréglense ustedes y déjenme en paz, democráticamente en paz.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Nunca más encontraré el camino






















Nunca más encontraré el camino.-

Nunca más encontraré el camino
que me llevaba a tu regazo,
a tus abrazos de algodón,
a la lluvia de tus besos
en la torre de nácar
desde donde reinabas.
Allí mi deseo era residente
en las tardes furtivas
de juegos prohibidos
que ardían lentamente.
Y no había estrellas que
pudieran guiar tanta tristeza
envuelta en sudor y sed,
cuando por el sendero de regreso,
como la resaca de una ola,
volvía la rutina que amontona
hojas de calendario.

Se que todo fue expropiado,
el fuego, los latidos, el pecado,
en su lugar una autovía,
donde transitan viajeros sin rumbo fijo,
máquinas que nada saben
de la derrota, de lo anhelado.

Nunca más encontraré el camino,
nunca más.

Paris Joel

miércoles, 13 de septiembre de 2017

De tu blog


domingo, 10 de septiembre de 2017

A Quien




















A quien. -

Aguarda el hipocampo la lluvia de la tarde
como un niño la tarta de chocolate,
A quién le amarga el agua pastel de tus ojos,
Lágrimas dulces de un tiempo propio. 

El mar desea ser cielo en la tierra,
en la noche tinta de plata en línea recta,
A quién no le gusta de Luna el camino
Donde quisiera ir de muerto y de vivo.

Hay olores que embrujan la madrugada
fría de ausencias como la retama,
A quien no le agrada el frío amarillo,
Sabor de azúcar y de membrillo. 

La soledad espera el lunes y el mate,
jornada yerma, ácida y granate,
A quien no le complace ver un río,
un Paraná a donde ir en un suspiro. 

A quien...


Paris Joel

domingo, 3 de septiembre de 2017

Cuando se fue el verano





















Cuando se fue el verano. -

La aldaba se derritió con la lluvia,
Las gotas borraron su amable efigie
Y la humedad pasó bajo la puerta.

El cielo tenía pinturas de guerra 
Y los árboles lloraban como el primer día de colegio,
Todo tenía un dejo de blues y viejo ferrocarril, 
El verano se había ido
Y yo,
no me había enterado.



Paris Joel

domingo, 27 de agosto de 2017

Que hacer





















Que hacer. -

Que hacer con el tiempo,
Regalo maldito cuando no estás.

Que hacer cuando no hay música en los árboles
Ni pájaros que repartan esperanzas.

Que hacer con los minutos que se visten de años,
Con los niños que carecen de patios…

Que hacer cuando cierran los bares,
Cuando no quedan azoteas
Ni botellas con mensajes.

Que hacer en esta isla atlante si no estás,
Si no vienes a salvarme.


Paris Joel

domingo, 20 de agosto de 2017

Una Pesadilla




Una pesadilla. -

Soñé que los edificios se derretían como chocolate,
que el asfalto era chapapote movedizo
y tu mano un geranio esquivo,
un aroma que invadía la ciudad de cocodrilos.

Me acariciaste las mejillas, el cuello...
Estaba salvado, redimido. 


Paris Joel

lunes, 7 de agosto de 2017

Reloj


















Reloj. -

Una mañana se me paró el reloj
y empecé a notar el tiempo
tal como es,
lento.
La mano liberada, ligera, alada,
el corazón a suspiros
recuperando el ritmo
y la sonrisa en el alma.

Esa mañana recuperé mi derrota,
mi barco, la deriva, 
me reí del espejo y de la sombra.

Una mañana se me paró el reloj
y ahí comenzó todo, la vida.



Paris Joel

lunes, 31 de julio de 2017

Una Tregua en la Vida




















Una tregua en la vida. -

Ni me acordaba lo que suponía recuperar la mirada
pasmada en los lugares huérfanos de ti, ese silencio
y el sudor que traspasa los minutos perdidos.

Por fin cayó la aldaba del verano para dejar la puerta abierta
como aquella isla que en un bar proclamó su independencia.
Ahora ya no hay cerrojos 
ni el austro bate las puertas.

Ni me acordaba lo que suponía recuperar el sonido de la calle
cuando en el estío las madres
todavía llaman a gritos a la mesa.


Paris Joel

lunes, 24 de julio de 2017

Ahora que ya no soy importante



















Ahora que ya no soy importante. -

Ahora que ya no soy importante recuperé la tranquilidad
de los amigos de siempre y nuestras tertulias monotemáticas
de viejos lutieres y cigarras sin hormigas.
Ahora el tamagotchi consentido quedó afónico
y su grito de hojalata se perdió en el valle de Oz.

Que plácida es ahora la tarde del fin del verano
ahora que ya no soy importante y suspira de alivio la aldaba.
Que rápido viaja el olvido cuando caen tus valores
cual ninja hipoteca o bolsa del veintinueve.
Que ingrávidos fluyen los sueños
ahora que ya no soy importante
y generosa tu puerta vuelve a quedar abierta
para mis pies vencidos en la Luna de Parasceve
buscando la absolución en aquella lágrima
que dejé en tu mesilla de noche
en mis días de estulticia y egolatría.

Todo lo que soy me lo merezco
ahora que ya no soy importante.


 Paris Joel

domingo, 16 de julio de 2017

Ya vienen

























Ya Vienen. -

No me traigas tus histerias
en bolsas del supermercado,
en bolsas de deportes
el estrés acumulado,
las rencillas viejas en el neceser,
las iras de los lunes en la maleta.
Arriba, en la baca del cuatro puertas,
no hay paredes ni azoteas,
todo va a los cuatro vientos,
ni el maletero es zona secreta.


Oigo desde lejos vuestros pasos paquidermos,
vuestros retoños de Nueva Guinea,
vuestros adolescentes polinesios
con ritos paleolíticos, esos tan modernos.
A vuestro paso hay mascotas en hoteles
y en las lejanas gasolineras, los viejos.


Con desdén miráis durante el resto del año
a los que buscan esperanza y vida nueva,
y ahora que os inyectan un mes de soberbia
os apelotonáis en un angosto piso patera.


Se derrite la aldaba del verano, sí se derrite,
y ya estoy buscando con vehemencia
un nuevo septiembre en el calendario.


Paris Joel

domingo, 9 de julio de 2017

El deseo y la Nostalgia



























El deseo y la nostalgia. -

Tus torres imponentes van sembrando silencios,
deseos inconfesables, dos imanes de miradas
desde la cintura hasta el pie.
Tus pasos son el tic tac del péndulo,
ese que hipnotiza y hace perder la voluntad.
Seguirte es el principio de una película en cinemascope
y tu silueta marca más curvas que un tango de Piazzolla.


Ahora se de la melancolía del bandoneón
y del zíngaro violín.
Dichoso viento del sur que acaricia tu cuerpo
con mil manos de flores
que dejan fragancias amarillas,
esas que respiro por la ventana
cuando no estás y te echo de menos.


Paris Joel

domingo, 2 de julio de 2017

Quedan




















Quedan.-

Ahora en el fin de tantas cosas
los círculos se estrechan,
el Ártico se derrite
y se ve más pero no mejor.


Colecciono puzles incompletos,
risas de mujeres inolvidables,
canciones que apuñalan
y fotos que me llevan
a lugares que ya no están.


Cuando la herrumbre llegue al último cajón
y no se abra más, no desesperes,
fui todo lo que pude ser,
un capricho, una guitarra, un vals
en las olas de tus mantas...
Y dormí junto a tu latido,
si, quedan amaneceres,
conmigo y sin mi,
quedan...


Paris Joel

domingo, 25 de junio de 2017

Esperando





















Esperando. -

En la espera mesiánica de junio
Con la hoguera de San Juan como punto de partida
Anhelo el fin de la noche, de la noche sin Luna,
Esa que desespera.
El olor a madera quemada consume el aire
Calentando nuestros rostros de arcilla naranja.
Tu ropa huele a humo, 
Tu pelo evoca sonidos de harmónica
En la oscuridad solitaria o compartida.

Te abrazo por detrás y fundo mi rostro en tu nuca,
Las llamas iluminan tu rostro, sonríen, se animan…
De repente un beso, música, después el silencio,
Momento de certeza de que aún queda tiempo
Para salvarnos de este mundo de trompetas
Y lágrimas de refugiados.

Que muera la noche y llegue el día,
Que caiga el invierno y se levante el verano,
Calor para todos,
Playas, oasis y labios,
Siempre en espera,
Siempre esperando.
 

Paris Joel

jueves, 22 de junio de 2017

Obsesión


domingo, 18 de junio de 2017

En el espejo





















En el espejo.-

Asomas con tu alma en muletas
arrastrando cansancios de siglos
en una sola mañana.


Podrías ver otra cosa,
la ilusión por devorar el día
a bocados, a dentelladas movidas
por el viento de la ansiedad
pero no hay destino ni puerto soñado,
solo una sombra protagonista
de los días en fila india
que ya no saluda ni ríe.


Todo se resume en hacer
 la colada de la piel ajada
en un ritual anodino, rápido,
para salir al mundo,
una y otra vez,
una y otra vez.


Paris Joel

viernes, 16 de junio de 2017

Emilia


domingo, 11 de junio de 2017

Te conocen



















Te Conocen. -

Te conocen por tu recia figura de enjuto caminante,
Por tus manos yertas de huesos torpes,
Por el ala de tu sombrero, artesano del vestir,
Maestro del gremio.

Sabes del querer y del hambre del deseo,
De los ecos estridentes de las mañanas,
Coleccionista de amaneceres, de desayunos austeros,
De calendarios y crucigramas.

Tachados los números de los teléfonos 
De los amigos que ya no están, 
Por eso te compraste amigos nuevos
Repartiendo a manos llenas migas de pan.

Y te conocen, no por tu gesto de dar,
Por la ternura de la llamada, por el silbido,
Contraseña del que ama para entrar
En ese rincón de la dulzura, de la amistad.

miércoles, 7 de junio de 2017

Por Volar


domingo, 4 de junio de 2017

En medio de la nada



















En medio de la nada.-

Esperabais en medio de la nada, del olvido,
sigilosas y discretas, tímidas en la esquina,
plagadas de polvo acumulado, canas de la vida
que, de sorpresa, vuelven y te detienen,
te suspenden los latidos con una sonrisa
y una lágrima que asoma, todo a la vez.

Secuencias de una vieja película en súper ocho,
con banda sonora de Radio y cinta de casete,
nostalgias que erizan la piel y encogen el pecho.
Que será de Vicky, de Teresa, de Manuel...

Las ordenas de nuevo, una a una, en silencio,
reconstruyendo tu esqueleto emocional
como a un viejo al que han robado sus ahorros,
porque la vida también tiene "preferentes"
que son imposibles de recuperar,
pero queda la música y todo se acerca
con tu canción y la mía,
tres minutos de vida, un baile y un te quiero.

Tu te vas y yo me quedo
aquí, tan lejos, tan solo,
con los trozos que quedaron,
esos que esperan el encuentro definitivo.

Mientras tanto todo a su sitio,
con un giro de minutero
y un timbre de agua fresca
que nos despierta y nos coloca
en el lugar exacto de este puzle
con las piezas contadas, exactas,
a veces en medio de la nada, del silencio, del vacío.

Paris Joel

viernes, 2 de junio de 2017

En Directo en La Terraza


domingo, 28 de mayo de 2017

Mi calle ya no es la mía





















Mi calle ya no es la mía.-

Mi calle ya no es la mía
sin tu luz en la ventana,
faro y guía del retorno
de los suspiros insomnes
y el latir acelerado
del músculo vital.

Ahora es otra calle cualquiera
de color ceniza
en una ciudad que se desangra
en los meses de invierno.

Que sabrán los carteles de alquileres
de nuestro adios en el portal,
de los besos furtivos,
del que dirán.

Aún hoy te rondo en la oscuridad
por si acaso existe el milagro,
dicen que eso nunca se pierde,
mientras, enfermizas,
pasan las horas
y el hambre de la mañana
me dice que ya está bien.

Regreso más cansado,
con pasos, lentos, solitarios,
de vez en cuando una mirada atrás
y un cuerpo que se resiste
pero camina.

Tras la curva ya no queda nada,
mi calle ya no es la mía,
ni la tuya, es una más
que fue, con eso basta.

Paris Joel



viernes, 26 de mayo de 2017

Johnny Guitar


domingo, 21 de mayo de 2017

Falta el aire
















Falta el aire. -

Hoy le falta el aire a la calle
Que clama por el frío del espacio y las estrellas,
Hoy mis pulmones doblan el turno 
En este maldito empleo de buscarte.

Hoy el oro es el oxígeno del pretérito perfecto,
Edén de tus ojos a la luz de las velas
Conjugando los tiempos: amé, amaste
Hasta el fin de los cuerpos y la sangre.

A suspiros devoré la atmósfera,
Las nubes que me llevaban a tu vientre…
Solo queda calor, calor de tormenta 
Y la ausencia que aprieta, sofocante.

En esta estática encalmada
 el mundo se vuelve inhabitable. 


Paris Joel

jueves, 18 de mayo de 2017

Bluseando


domingo, 14 de mayo de 2017

Que bueno




















Que Bueno.-


Que bueno tenerte de nuevo
entre mis brazos y acariciarte,
sentir tu tacto de abeto pulido
la piel de tu carita brillante,
el olor a madera vieja,
a canción que recuerda y me lleva.


Sentarte en mi regazo
tocar tus caderas,
ver tus pechos desde arriba,
plano cuasi cenital
que deja desapercibido
tu brazo delirante, de cebra.
Y no te falta ni un tornillo,
ni una tuerca,
todo en su sitio,
cuasi perfecta.


Que bueno tenerte de nuevo,
reencontrarme contigo
después de páramos de silencios,
de estaciones sin trenes,
de tantos sin sabores y olvidos. 


Que dicha cuando en la noche
amanece el día.
Que bueno tenerte de nuevo,
que bueno, amiga, compañera.

Paris Joel

miércoles, 10 de mayo de 2017

En el II Encuentro de Autogestores de ASPACE

Hoy estaré cantando junto a mi querido Tonu Leiro en el II Encuentro Gallego de Autogestores de ASPACE.
Será un placer colaborar con personas tan especiales y hacer que el día de hoy sea un poco más amable y festivo.
Seguimos en el camino.



domingo, 7 de mayo de 2017

I Love You



























I Love You. -

Aún no llegas a la media Luna,
Astro sonriente de perfil y costado,
en la noche clara y undosa
 del mar negro y nevado.

Siempre recordaré tu sonrisa
Cuando te pedí aquel cigarro
Y te fumé poco a poco, vicio insano
De los muchos que hacen
Que la vida valga la pena.

Siempre serás el planeta que me guía
Con cuentos de Soles lejanos.
Cuando todo está oscuro, brillas,
Y el mundo se torna amable, humano.

Si las vidas se cuentan de cien en cien
De ti he vivido lo mejor, pero quiero más,
Lo que venga, lo que ha de venir…
Los años de tus besos los quiero yo,
Hasta el fin y más allá.

I love you, my heart. 




Paris Joel

jueves, 4 de mayo de 2017

Cuando entrevisté a Cristina del Valle

lunes, 1 de mayo de 2017

Desolados














Desolados. -

Un bosque mudo, casi vacío,
me despertó en mitad del sueño,
árboles preguntando ausencias
y una colina por orear.


Extraño calor y desasosiego
en el insípido silencio
que deja labios secos y un dejo
de inercia a ninguna parte.


Minutos de horas lentas
en el paisaje inacabado
donde faltan pájaros,
donde faltan niños...


Montes parameros, desolados.

Paris Joel

miércoles, 26 de abril de 2017

Cuando entrevisté a Burning


domingo, 23 de abril de 2017

Contigo





















Contigo.-

los últimos días de este abril
travestido de verano
tienen un dejo de sospecha,
de abultada deuda con Tláloc.


Pero hoy curado de futuro
me desnudo de razón,
yelmo sofocante y herrumbroso,
para entregarme al embeleso
de un Sol de cumplida plegaria.


Todo huele a verde campo,
a margaritas amarillas,
a ruinas y jaramagos.


Libre por vez primera
sin ser objetivo del mañana
y su punto de mira,
quiero danzar, deslizarme por tu cintura,
beber de tus labios y sentir
que el tiempo ha desaparecido
en este páramo del planeta detenido.


Déjame aquí, en el ahora,
déjame aquí, contigo.


Paris Joel

miércoles, 19 de abril de 2017

La 2ª vez que entrevisté a Ismael Serrano


lunes, 17 de abril de 2017

Horizonte



















Horizonte.-

Siempre queda el horizonte,
instante de futuro, corteza terrestre
que anhela acariciar el cielo
antes que tus astros se alejen,
Luna y Sol, día y noche,
ojos que no duermen
mientras no llega el abrazo
que redime de lo mezquino y absurdo.


Que me importan las cosas de este mundo
si no saben de tu beso, de tu fruto.


Huida hacia delante,
contigo, conmigo, con lo nuestro
y, si quieren, que nos alcancen,
que ahora no tenemos tiempo.


Paris Joel

lunes, 10 de abril de 2017

Instrumentos















Instrumentos.-

Entré en ti como el mar en la arena,
el Sol nos miraba a traves de la persiana
y todo era espuma, resaca, edén.

Hay días que brillan más que otros
y hay miradas que se adelantan al verano.
Instantes mudos en donde el cuerpo habla
el idioma de los ríos y los llanos.

Quien pudiera sellar un bucle temporal,
terminar en tu ombligo y volver a empezar.


Por eso hago canciones,
instrumentos de cuerda, viento, metal...

Paris Joel