"Y si fuera así". Paris Joel

domingo, 22 de junio de 2014

En Espera

Paris Joel y Tonu Leiro en defensa de Fontán, Sada.
Estamos en tiempos de guerrilla cultural, de neo realismo forzado en donde ser músico es a día de hoy uno de los peores oficios del mundo. Incluso ser músico aficionado es a día de hoy un acto de valor y de compromiso inusitado.
Cuando servidor empezó a pisar escenarios, allá por los años 80, aunque seguías estando mal visto por lo menos te dejaban hacer, no existía esta fiscalidad, esta obsesión, esta "vigilancia" continuada hacia el músico, esas cosas pertenecían aun pasado que todos querían olvidar y en los locales había de todo, los que buscaban el gentío consumidor a toda costa pero también los que apostaban por la música en directo como una inversión a largo plazo, como una marca distintiva de calidad de su local.
Ahora todo cambió y no creo que sea a mejor precisamente, la verbena ha ganado sin duda y pueden celebrarlo pues prácticamente han copado todos los espacios hosteleros disponibles salvo honrosas excepciones, muy pocas. Y servidor no tiene nada que objetar, es lícito pero su dirección va por otro camino y si tiene que esperar esperará, desde la retaguardia o la guerrilla cultural, desde el trabajo asociativo o participando activamente en causas justas, pero siempre abogando por un espacio diferente al actual para la música de autor, por un espacio digno y respetuoso.
Mas tengo que ser honesto conmigo mismo y confesar que alguna que otra vez me he dejado seducir por el éxito fácil del verbeneo y, como no, tanbién he de reconocer mis fallos, ser auto crítico, pues cuando uno va perdiendo capacidad de convocatoria es sin duda porque algo no está haciendo bien y hay que ser responsable y asumir los propios errores. En eso estoy y por eso he decidido hacer un parón sine die respecto a conciertos en bares y garitos. Seguiré trabajando para mi colectivo asociativo, haciendo conciertos compartidos en nuestra Asociación cuando se me requiera e incluso participando en toda cuanta causa noble exija de mi presencia e incluso no descarto hacer algo esporádico un par de veces al año en nuestro local social de forma gratuita para quien quiera pero necesito replantearme muchas cosas y creo que este es el momento perfecto para hacer un punto y a parte. Mi último concierto será el próximo 4 de Julio a las 22h en el Baba Bar de A Coruña, un sitio y un público en donde siempre me he sentido querido. Si os place nos vemos y si no, ya llegará la ocasión.
No crean, estoy muy contento de lo decidido y desde que me he quitado este peso de encima me encuentro realmente bien.
Un abrazo fraternal para todos y defiendan siempre lo auténtico pues es lo único que perdurará, el resto es solo humo.

0 comentarios: