"Y si fuera así". Paris Joel

viernes, 1 de abril de 2016

Inundaciones en Sada, mi pueblo.

Calle La Laguna, Sada, A Coruña, Spain.
Puede sonar raro o causar extrañeza pero odio el agua, estoy harto de la lluvia y sobre todo de las inundaciones, me causan desasosiego, ansiedad, angustia…Será porque alguna he vivido y he ayudado a superar.
Fue en Sada, años 80, años muy alegres, tanto que se comenzó a construir sin ton ni son, sin Plan General. Se canalizó el río Mayor y se dio el visto bueno a múltiples construcciones sobre unas infraestructuras centenarias. Todo valía, todo era ganancia, una riqueza, Hotel 5 estrellas, restaurante el Náutico de lujo, etc, etc, etc, pero en la Calle La Laguna había siempre unas pocas familias que dos o tres veces al año padecían las inundaciones, la de mi mujer era una de ellas, nunca nadie les alertó ni avisó del peligro, el agua llegaba y arrasaba sin más, nadaban en agua y se pagaban ellos mismos las bombas de achique. Recuerdo especialmente una Noche Vieja que tuvimos que pasar el fin de año en el Campamento de Gandarío pero, no se engañen, nadie nos realojó, fuimos allí gracias a un familiar y nos llevamos nuestra propia comida para cenar, no hubo Ayuntamiento ni institución alguna que se pasara a preguntar si necesitábamos algo, total se trataba de vecinos humildes y trabajadores que nunca levantaban la voz, por lo tanto cada uno siguió con lo suyo tan contentos, los pobres con su pobreza, los ricos con su riqueza y el Facebook por venir, pero el problema seguía ahí, latente, año tras año sin que nadie le pusiera solución y se siguió construyendo, más y más, se rellenaron lagunas y se cimentó el Polígono de Bergondo, todo muy alegremente, si el agua subía unos centímetros se achicaba puntualmente y ya está.
Pero el otro día llovió y llovió, mucho, muchísimo y, no se engañen, el agua no necesita Plan General para saber lo que es suyo, lo reclama caiga quien caiga y el otro día hubo muchas cosas que cayeron. Aún así Facebook y los nuevos tiempos marcan las diferencias, el otro día sí hubo un Ayuntamiento que realojó y dio manutención a los vecinos afectados y el Director General de emergencias avaló la actuación municipal, que sí, se puede criticar, sí, pudo ser más ágil pero servidor jamás, y repito, jamás, vio a un alcalde todo el día al pie del cañón o a su secretario con el agua hasta sus genitales ayudando a los vecinos como el otro día los vi. En Sada nunca las autoridades se preocuparon tanto de sus vecinos y créanme porque llevó toda la vida viviendo en el pueblo.
Aún así entiendo la rabia, la impotencia, la angustia o la tristeza, la entiendo porque también la viví de cerca pero, ante los mismos hechos,  reconozco las diferencias entre aquellos alegres años y los de nuestra actualidad y, aún así todo, deberíamos aprender y reflexionar. ¿Se han fijado qué mal han acabado todos los estandartes de la burbuja inmobiliaria de Sada como el Hotel o la cafetería Nautico?
Parece claro que, a partir de ahora, habrá que optar por otra política y por otra forma de hacer las cosas, creo que nos va la vida en ello.

Mi más sincero pesar para todas las personas afectadas, mucho ánimo. 
Un fraternal abrazo.

4 comentarios:

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Carral dijo...

Moi ben dito. Eu ainda que son "venidero" lembro o que lle ocurría ano si e ano tamén a unha coñecída que vivía nunha casa unifamiliar situada onde agora está o "Nautilus"...
E sobre todo que cando nos desaloxaron da nosa casa da Igrexa Nova por culpa dunha obra colindante e fumos ao concello a pedir explicación e axuda, o que fixo o concelleiro de turno, foi amosarme un billete de 5000 pesetas preguntando si eso era o que quería...
Agora as atitudes son moi otras!

pilar dijo...

Tienes toda la razón ,antes solo miraban al cazo ,hacían cosas tan absurdas como edificar encima de un rio ,casi se cae la iglesia por hacer pisos y mas pisos en los balados ,obras en donde era zona de costas ,y tantas y tantas cosas mal ke ahora se ven las consecuencias ,pero el dinero gana a la conciencia ,lo ke no se es como pudieron ir a vivir a un edificio donde pasa el rio por debajo ,eso para la salud es lo peor ,vivir encima de una corriente de agua y tener encendidas las makinas seguido para achicar el agua de los garajes eso es temerario ,el ke va sano enferma y el enfermo se pone peor ,mucho animo a esa gente ke perdió todo y espero ke no sea como antes ,ke cada uno tenia ke solucionar su problema ,ahora tenemos a alguien ke mira por el pueblo y os ayudara ,eso seguro ,

Oscar Hortas dijo...

Correcto y comparto casi todo, y ya digo, casi todo. No crítico el servicio municipal ni su alcalde, que si, que estuvo con nosotros asta bien entrada la noche, y ya estaba por los alrededores desde la madrugada. Yo, y creo que el resto de mis vecinos, criticamos los servicios de urgencias, que ya alertados de lo que estaba sucediendo, no se molestaron en bajar de sus coches a despertanos, a tomar matrículas pata intentar salvar mucho de los coches que han quedado bajo el agua, que se pudieron sacar si los hubieran avisado con tiempo. Vergonzoso que tenga que venir una señora a las 5 de la mañana a despertar a toda la calle abegondo, que no estaba al corriente, de que estaba entrando el agua en casa. Y es más, solo pusieron dos Conos, y los coches continuaron pasando por la calle, haciendo que los sistemas que teníamos en esos momentos para evitar entrar el agua, reventaran por la presión del oleaje que provocan. No vi a nadie por esas calles asta cuando ya estaba el desastre hecho, si es verdad que alguien, y digo alguno, andaban por la principal, pero nadie estuvo en la rúa abegondo ni en la calle de atrás asta entrado el día. Que cada uno tome sus conclusiones, a mi después de perder todo, mira la opción uno dicen que era trabajar, que consta que lo hicimos todo el día y todavía nos queda mucho, ahora quiero la dos, y no por críticas, si lo por explicaciones. A ver en que termina todo esto, cuando y cuanto nos van a reponer de nuestras casas. Y cuando terminaremos ya en la zona con esta historia.