"Y si fuera así". Paris Joel

domingo, 16 de junio de 2013

Sardines al frescué

Aspecto general del Sardines 2013 al comenzar la primera actuación del cartel.
Sada es una ciudad norteña a 22 Kilómetros de A Coruña con una economía basada principalmente en el sector servicios y en la pesca. Tiene una media de edad bastante elevada en comparación con los ayuntamientos limítrofes y un gobierno local de derechas liderado por el PP.
El año pasado la concejalía de cultura quiso poner a la ciudad "en el mapa" e ideó un festival de música Indie(de honda tradición entre sus habitantes) al que denominó "Sardines on fire" por el hecho de casi coincidir con el San Juan, un evento muy popular en la zona. En el cartel del primer año se contrataron a grupos de primerísima fila como "Love of lesbian" "Second" o "El columpio asesino", no hubo lugar para ninguna banda local.
Actuación de The Trunks, banda local telonera del Sardines 2013. 
Este primer festival de pago sufragado por el Ayuntamiento se saldó con unas pérdidas de más de 50.000 euros pues la asistencia fue de mil personas muchas de ellas invitadas o con pases de acreditación.
Este agujero que el municipio calificó de "gran éxito" animó a estos decididos próceres del desarrollo económico a continuar en el empeño y llegó el año 2013, un año negro en la localidad marcado por el paro(empleadas de ayuda al hogar, empleados del hotel, etc) y el cierre del único hotel de la urbe.
Animados por el masivo apoyo ciudadano configuraron la segunda edición del festival en el que hubo cambios, le suprimieron del nombre el "on fire" que tanto regusto internacional le daba e incluyeron en él la mejor idea que tuvieron: invitar a un grupo local para abrir el evento. El grupo invitado fueron The Trunks.

Aspecto general del resto del recinto al principio del Sardines 2013.
El ayuntamiento, hay que decirlo, ideó una fantástica campaña de promoción para este nuevo Sardines 2013, no escatimó en recursos: entrevistas en Radio, anuncios en prensa, concurso del diseño del cartel, anuncios en suplementos especializados como El Comarcal o el Fugas de La Voz de Galicia, movimiento en redes sociales, etc. Una promoción que, por supuesto, en algunos casos hubo que pagar del erario público. Y llegó el día.
Las previsiones meteorológicas no podían ser mejores, tiempo soleado, agradable temperatura y todo en un recinto al lado del mar para una estupenda noche de Sábado.
Los trabajadores del ambigú del Sardines solo pasaron algo de estres al final. 
Servidor, que organiza una muestra de cantautores llamada Sadautor al cual el gobierno local le retiró todo apoyo, el lógico que no sea imparcial en todo esto que cuento, pero la realidad fue la que fue y sólo cuento lo que vi.
Como en el último Sadautor la concejala de cultura tuvo "el detalle" de asistir a nuestro festival, digamos que este que escribe tenía, de algún modo, que devolverle la cortesía yendo al suyo, y así hice gracias a la invitación de mi amigo Nacho, la cual acepté con la única condición de ver solamente a The Trunks, la banda local encargada de abrir el Sardines, cosa que así convenimos mis amigos Nacho y Julio.
Cuando llegamos al recinto, después de sortear varios grupos de jóvenes entregados al botellón del universal Dionisio, nos extrañó no ver ningún tipo de cola o aglomeración.
El amigo Julio jugando con unos balones de playa cedidos por la organización.
Lo que si vimos fue muchísima gente de la organización trabajando allí, taquilleras, guardias de seguridad, tramoyistas, técnicos, etc.
Después de que nos marcaran con la preceptiva pulserita blanca del festival nos quedamos con una fría impresión pues había poquísima gente. El asunto tenía tintes de una catastrófica desolación, el tema no pintaba bien.
Saludamos a los amigos y parientes que allí teníamos y fuimos a hacerles algo de gasto a la empresa que llevaba el ambigú, no tuvimos ningún problema de colas o esperas, genial.
Empezó el Sardines con The Trunks, para nosotros nuestros héroes y el mejor acierto que tuvo la organización. Tengo que decir que estuvieron absolutamente geniales, lo dieron todo y el cantante Rodri se salió del tiesto, cantó bien, matizando, animó, se movió por todo el escenario, dió unos saltos increibles, bajó a cantar con la gente, tocó el piano, uf, no se que más decir, de verdad, de 10, se salió del mapa. Lo malo es que falló el público, la gente estaba fría, algo que la organización quiso mitigar lanzando unos balones de playa para que nos animáramos un poco, y la verdad es que sí, nos lo pasamos bien como podéis ver en la foto de arriba,ja,ja,ja,ja,ja,ja.
Acabada la actuación de The Trunks, tal como pactamos, nos fuimos de vuelta al centro de la ciudad y creo que los responsables de la criatura debieron de movilizar a muchos amigos, adeptos y seguidores para, por lo menos, salvar los muebles a la hora de sacar la foto finish con los cabezas del cartel.
Lo peor del Sardines, su elevado coste que para los ciudadanos de Sada es doble y recuerden, que estamos en crisis. Me temo que el informe del interventor del Ayuntamiento va a ser demoledor.
Lo mejor, la actuación de The Trunks y el cartel por supuesto, compuesto por "Mis Cafeína", "Dorian" "Sidonie" y "Eme dj", ah, y que los integrantes de Dorian cenaron en el restaurante Don Chuletón, por lo menos que algo quede en el pueblo no?Ja,ja,ja,ja,ja,ja.
Acabo con esta foto recordando la VI edición del Sadautor que con un presupuesto cero consiguió llenar toda la primera planta del monumento artístico nacional de La Terraza. Por lo de ahora el Sardines suma un déficit de 50.000 euros al que hay que sumarle el de este año.
Aspecto general del público del VI Sadautor. 22 de Febrero del 2013.

P.D. Crónica dedicada with love al ecuánime crítico musical Don Manolo Narciso.

0 comentarios: